Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La carretera de A Coruña estrena cuarto carril hasta Torrelodones

Es una cuestión de velocidad y tiene difícil solución: los vehículos corren más que las máquinas excavadoras, las que echan el asfalto y las que pintan las rayas de las carreteras. La A-6 (autovía de A Coruña) acaba de estrenar su cuarto carril entre Las Rozas y Torrelodones, pero el inicio del fin de semana colapsó la autovía: más de 14 kilómetros de retenciones al principio de la tarde que superaban Collado-Villalba.

El Ministerio de Fomento aprobó en marzo pasado la obra que ampliaba a cuatro carriles por sentido la A-6 en un tramo de 17 kilómetros entre Las Rozas y Villalba.

Los trabajos están presupuestados en 37,6 millones de euros y fueron adjudicados a la empresa Ibérica de Autopistas CESA. El trazado afectado por la obra nace en el punto kilométrico 22,200 de la A-6, en su enlace con la carretera de circunvalación M-50, y muere en el kilómetro 39,300, en la conexión con el municipio de Collado Villalba, si bien todavía la ampliación no ha llegado a este municipio. En total, algo más de 17 kilómetros de autopista que ahora sufren una gran densidad de tráfico y para los que se ha diseñado el nuevo carril de 3,5 metros de ancho con andenes de 2,5 metros.

Pero la carretera de A Coruña no fue la única que sufrió ayer las retenciones. En la A-1 (autovía de Burgos) hubo tres kilómetros de tráfico lento en San Sebastián de los Reyes, mientras que la A-2 (autovía de Barcelona) tenía dos kilómetros de circulación intensa en Torrejón, a los que se añadían otros 3,5 más en la M-823, en el término de Rivas-Vaciamadrid.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 1 de octubre de 2005