Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cultura adquiere por tres millones el castillo de Vélez Blanco

La Junta anuncia un plan director para su puesta en valor

El castillo de Vélez Blanco, una joya del arte renacentista que ha estado durante cinco siglos en manos privadas, fue adquirido ayer por la Junta de Andalucía. La consejera de Cultura, Rosa Torres, firmó la compra-venta del inmueble en un acto en el que también estuvo presente Salvador Ferrandis Álvarez de Toledo, marqués de Valverde y, hasta ayer, propietario del castillo.

El monumento, construido en 1506, fue declarado Bien de Interés Cultural en 1931 y padeció expolios que disgregaron piezas fundamentales de su arquitectura y decoración. Hace 499 años que el marqués de Fajardo construyó la fortaleza que, bajo prebenda real, ha pertenecido a su familia si bien, el palacio incrustado en él se labró entre los años 1512 y 1515. La Junta ha efectuado su compra por valor de tres millones de euros, de manera que el castillo ya es patrimonio de todos los andaluces. "Es una muestra singularísima de la arquitectura palaciega del Renacimiento, tanto por la dualidad que contiene como castillo fortaleza como también como palacio de un noble afortunadamente contaminado por los valores del humanismo y que supo traer las formas y decoración de lo que el Cuatroccento italiano estaba inculcando en ese momento. Lo que queremos es que toda la comarca, ciudadanos y vecinos, se señoreen sabiendo que hoy es ya patrimonio público", dijo la consejera. Rosa Torres anunció también un plan director para dirigir la recuperación total del inmueble. "Hay que poner en marcha los procedimientos para la redacción de un plan director que marque qué ejecución de obras de conservación, de elementos de protección o de actividades de difusión hay que poner en los próximos años. Por lo tanto, el compromiso continúa con la comarca, con Almería y con el patrimonio", explicó.

En 2003 se cumplían 100 años de un expolio que supuso uno de los capítulos más tristes para el patrimonio cultural de España y que tuvo como desdichado protagonista al castillo velezano. Y es que la imponente fortaleza edificada por los marqueses de los Vélez sufrió, durante 1903 y 1904, un despojo sin precedentes. Su flamante patio renacentista fue vendido, pieza a pieza, a un anticuario francés por el entonces dueño del castillo, José Álvarez de Toledo; al igual que sus tapices, su mobiliario, sus esculturas, sus frisos en madera con los Ciclos de Hércules y los Triunfos de Julio César. El patrio renacentista puede admirarse en la actualidad en el Museo Metropolitano de Nueva York y los frisos de madera en el Museo de Artes Decorativas de París.

Torres recordó que la Junta invirtió entre 1989-1998 400.000 euros en su conservación.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 1 de octubre de 2005