Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
OPINIÓN DEL LECTOR

Era evitable

Ayer hizo falta (tras aparatoso despliegue de bomberos, policías y SAMU), que cuatro agentes más un familiar se abalanzaran sobre mi vecino F. (totalmente ensangrentado) empleando mucha fuerza para poder reducirlo, porque éste, en pleno brote psicótico, se había atrincherado en su casa, la había destrozado y tras tirar un tabique a golpe de martillo también había destrozado la de su vecino.

Pero lo que nos preguntamos todos los vecinos es ¿Era evitable esta situación? Y todos pensamos que sí, que si los poderes públicos hubieran intervenido con un poco de sentido común y eficacia, está situación se hubiera evitado.

Sus familiares, al verse desbordados porque F. (que en 17 años de vecindad siempre fue lo que solemos llamar un buen vecino que vivía con su mujer y su hija) de pronto presentó un estado de vehemencia incontrolada y no les dejaba entrar en la casa, recurrieron al SAMU. Éstos les dijeron que ellos sin la policía no podían intervenir (20.00 del día 23). Después de muchas gestiones llegan hasta la puerta de la vivienda el SAMU y la policía. F. no les abre y se van. (2.00 del día 24) Los familiares presentan ante el juez el parte del médico del SAMU, en el que figura "brote psicótico" y el juez les dice que ya se le pasará, cursa la denuncia pero no da ninguna orden concreta de actuación (4.00 día 24). Solo en casa, crece el nerviosismo de F., que inicia su proceso de ensañamiento contra las cosas que culmina hacia las 10.30, cuando inicia el derribo del tabique contiguo y el destrozo de la casa vecinal, durante el cual se produce numerosas lesiones. Sobre las 14.00 del día 24 F. es asaltado por bomberos y policía y reducido.

Y nosotros, los vecinos, nos preguntamos. ¿Era preciso llegar hasta aquí? ¿No hubiera sido más sencillo que el asalto se hubiera producido cuando el equipo llegó a las 2.00? ¿Cómo se puede ir un equipo de intervención de urgencias, sin más, porque el enfermo no les deja entrar y dejarlo ahí abandonado a su suerte? A los vecinos nos ha quedado muy clara una cosa. Que fallaron todos. Falló el juez, que no cursó la orden oportuna ni eficazmente. Falló el SAMU, que no supo convencer a F. para entrar y poderlo atender. Falló la policía, que tampoco supo negociar.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 26 de septiembre de 2005