Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:PRUEBA EN CIRCUITO

Superdeportivo

El nuevo Audi RS4, el A4 más radical, lleva un motor 4.2 V8 de 420 CV con tracción 4×4

MÁS QUE un A4 deportivo, el nuevo RS4 es un purasangre disfrazado de berlina. El superdeportivo alemán impacta por su poderío y estrena una mecánica atípica en Audi: un motor 4.2 V8 de 420 CV sin turbo que llega hasta 8.000 vueltas y una tracción 4×4 que envía más potencia al eje trasero (40% / 60%) para mejorar la agilidad y el dinamismo. La carrocería cuatro puertas saldrá en febrero (82.200 euros), y la familiar o Avant, a fin de año.

La presentación del RS4 en la pista de pruebas de Pirelli, en Milán (Italia), permitió confirmar que acelera en sólo 4,8 segundos de 0 a 100 km/h., alcanza 200 km/h. en 16,6 y empuja con fuerza hasta los 250 km/h., el límite que se autoimpone Audi y mucho más de lo que se necesita en conducción normal para adelantar en un suspiro. La sonoridad, grave y contundente, potencia más las sensaciones, como el programa Sport, que se activa en el volante y, aparte de hacer más rápida la respuesta al acelerador, recoge los laterales del asiento para sujetar con firmeza al conductor: así lo exige el casi infinito agarre en curva que llega a ofrecer.

La conducción es relativamente sencilla, porque incluso al límite o en la calle resulta manejable y progresivo. La clave está en el conjunto que forman sus enormes y pegajosos neumáticos, la nueva tracción 4×4 y los amortiguadores electrónicos, que compensan el balanceo de la carrocería y mantienen siempre un equilibrio dinámico ideal. Sin embargo, estos avances exigen en circuito mantener la vista y los reflejos a la altura de su rapidez de reacciones, porque la relación entre tiempo y espacio cobra nuevas dimensiones, y la curva que parece lejana llega en un instante. Afortunadamente, los frenos, con discos y pinzas de carreras, no se fatigan y detienen al RS4 antes de lo que se espera.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 24 de septiembre de 2005