Una exposición en el MNAC muestra la transformación de la foto en objeto de museo

Los 10 míticos libros que marcan el paso de la fotografía del ámbito de la comunicación al de las bellas artes, y las imágenes que los componen, se exhiben hasta el 4 de diciembre en el Museo Nacional de Arte de Cataluña (MNAC), reunidos en la exposición Editado, expuesto. La fotografía, del libro al museo, organizada con motivo del Año del Libro. Se trata de publicaciones que por sí mismas son obras de arte, en las que la parte visual se integra con textos de autores destacados y cuidadas ediciones. Es el caso de Observations de Richard Avedon con texto de Truman Capote y diseño de Alexey Brodovitch, elegante símbolo de la América de las celebridades, así como del descarnado y a la vez entrañable retrato del Barrio Chino de Barcelona de Izas, rabizas y colipoterras de Joan Colom con texto de Camilo José Cela y diseño de Oscar Tusquets.

"La edición fue el único vehículo de difusión de la fotografía hasta mediados de los años cincuenta, cuando la voluntad de autonomía artística de un grupo de fotógrafos dio comienzo al proceso que les llevará a apoderarse de las paredes del museo", explicó David Balsells, conservador de fotografía del MNAC y comisario del evento junto con Jean-Luc Monterosso, director de la Maison Européenne de la Photographie de París. Los libros seleccionados, realizados entre 1956 y 1975, ilustran el final de la hegemonía de la edición y la aparición de nuevos planteamientos conceptuales y formales, que enlazan con las vanguardias artísticas y convierten la fotografía en un valor patrimonial y especulativo, abriéndole las puertas de los templos del arte. "Dominada por los dictámenes del realismo y la información, la fotografía parecía indisolublemente vinculada a la página impresa cuando, en 1955, la exposición The Family of Man, en el Moma de Nueva York, demostró que, a pesar de no haber sido concebidas para la exhibición, las imágenes podían tener sentido en otros contextos", señaló Balsells, rodeado de extraordinarias fotografías que ya forman parte de la memoria colectiva como el retrato de Picasso por Irving Penn o el de Humprey Bogart por Avedon.

Yves Klein y Robert Frank retratan la América de los sueños rotos, respectivamente en New York y Les Americains, con texto de Jack Kerouac, dos libros convertidos en obras de culto. La estética y la filosofía de la beat generation impregnan también Le voyage mexicain de Bernard Plossu y Tulsa, de Larry Clark, un retrato despiadado de un grupo de jóvenes toxicómanos, que levantó un alud de críticas. En la selección figura también Barcelona Blanc i Negre, de Xavier Miserachs, con comentarios de Josep Maria Espinàs y diseño de Rafols Casamada.

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 15 de septiembre de 2005.