Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Monteseirín afirma que el archivo de la denuncia del PP demuestra que el objetivo era "hacer daño"

El alcalde de Sevilla, Alfredo Sánchez Monteseirín, aseguró ayer que la decisión de la Fiscalía de Sevilla de archivar la denuncia del PP sobre las supuestas irregularidades en el distrito Macarena supone el "fracaso" de "determinadas actitudes" que tenían como objetivo "hacer daño al gobierno" municipal.

El alcalde de Sevilla opinó que la decisión de la Fiscalía "se valora por sí misma" y que el tiempo ha terminado dando la razón al PSOE. Monteseirín aseguró que durante la polémica del caso de las facturas falsas hubo "actitudes que en determinados momentos se tomaron con un sólo objetivo, hacer daño al gobierno de Sevilla". "Ahí está el fracaso de esa iniciativa", concluyó.

En la actualidad, la Fiscalía de Sevilla tiene abiertas unas diligencias respecto a las conclusiones alcanzadas por la comisión de investigación creada en el Ayuntamiento de Sevilla tras la detección de dos facturas falsas en el distrito Macarena.

La decisión de la Fiscalía supone el archivo des las 11 supuestas irregularidades del PSOE en el distrito Macarena que el PP había denunciado ante la Fiscalía General del Estado, y de las que nueve ya fueron desestimadas en junio.

El secretario general del PP andaluz, Juan Ignacio Zoido, afirmó que su partido "respeta", pero "no comparte" que un caso "tan escandaloso" sea archivado y recalcó que llevará ahora la denuncia a los juzgados.

El dirigente del PP señaló que su partido no permitirá que estos hechos queden en el olvido, porque "hay algo que es fundamental" y es que "se ha dilapidado" el dinero de los sevillanos. "No podemos consentir que ese dinero se destine para fines que no son los propios, como es el servicio público", dijo Zoido, quien añadió que su partido todavía no ha podido leer la resolución de la Fiscalía.

"Sorprendente"

El portavoz del PP en el Ayuntamiento de Sevilla, Jaime Raynaud, también discrepó de la decisión de la Fiscalía de Sevilla y consideró "sorprendente que, sin embargo, siga investigando las conclusiones de la comisión de investigación".

Por su parte, el coordinador local de IU, José Manuel García, afirmó que el archivo de la denuncia denota la "falta de rigor y seriedad" de los populares, a los que acusó de "manipular la información y la realidad".

En un comunicado, García consideró que el PP ha quedado "al descubierto, una vez más" y lamentó que "ponga sus intereses partidistas por encima de los intereses generales de los sevillanos, no importándoles el daño que con su actuación hacía a la imagen y al prestigio de la ciudad en el resto de Andalucía y de España". Además, destacó que ha quedado probado que las irregularidades cometidas se produjeron entre 1999 y 2003, legislatura en la que "la ciudad fue gobernada por el equipo PSOE-PA".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 14 de septiembre de 2005