Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El choque de tres trenes del metro de Valencia causa dos heridos graves y 40 leves

Dos ferrocarriles chocaron sucesivamente contra otro parado a causa de una avería

Ayer resultaron heridas 42 personas, dos de ellas graves, al chocar tres trenes del metro de Valencia entre las estaciones de Paiporta y Picanya, en el trayecto en superficie de la línea 1. Los otros 40 afectados sufrieron heridas de diversa consideración. Tres personas permanecían ayer ingresadas en dos hospitales de Valencia. El más grave, José Bañón, maquinista del tren que embistió por detrás a otro ya parado. A consecuencia de las heridas le fue amputada parcialmente una pierna. La empresa Metro Valencia convocó ayer al comité de seguridad en la circulación para iniciar la investigación de lo ocurrido.

"Por aquí, por favor, por aquí. Ha habido un golpe muy grande". Dos agentes de la Guardia Civil ayudaban a una mujer joven con la boca ensangrentada a salir del convoy. Detrás de ella, Antonio Montagut, un pasajero que aún confuso relató: "De pronto, todos nos hemos movido de golpe. No sabría decirle. Durante unos instantes me he sentido confuso y luego se ha alborotado todo porque alguna gente estaba en el suelo". Viajaban en el tren que se empotró contra otro en un accidente por alcance en la vía de la línea 1 del metro de Valencia, entre las estaciones de Paiporta y Picanya (en el área metropolitana), ante un pabellón polideportivo municipal. Eran las 11.15.

Pocos minutos antes un convoy de Metro Valencia quedaba averiado en la estación de Picanya. Los pasajeros descendieron sin problema y se iniciaron las primeras averiguaciones. Esa situación la advirtió el sistema de seguridad. Por tanto, un tren que había salido de la estación anterior, Paiporta, en la misma dirección, queda frenado en mitad del recorrido. Poco después, otro tren sale de la misma estación. El sistema le advierte, supuestamente, a través de una señal luminosa primero y de la frenada automática progresiva después. La parada no es limpia y roza levemente al tren que sí se paró. No hay heridos. Un tercer tren se incorpora al recorrido entre Paiporta y Picanya y acaba empotrado detrás de este último. La distancia de frenada no fue suficiente. La sucesión de alcances transcurrió en un intervalo de tiempo no superior a los seis minutos.

La cabina del maquinista quedó completamente aplastada. El impacto provocó el descarrilamiento de una unidad del convoy. Vecinos, usuarios del polideportivo y policía local fueron los primeros en auxiliar a los pasajeros -cuyo número no fue precisado por Ferrocarriles de la Generalitat, empresa gestora de Metro Valencia-.

"Hemos roto el seto como hemos podido, no sabíamos qué había dentro, no sabíamos cómo podía estar la gente", relató un agente de la policía local de Picanya. Agentes de la Guardia Civil y decenas de ambulancias fueron llegando al lugar. Las fuerzas de seguridad se afanaron en ayudar junto a los bomberos del consorcio provincias en evacuar a los pasajeros. Los medios sanitarios, también ayudados por los bomberos, en excarcelar al maquinista. La gravedad de su estado hizo que se avisara al helicóptero medicalizado, aunque finalmente José Bañón, de 50 años, fue trasladado en ambulancia al hospital La Fe de Valencia, donde al cierre de esta edición permanecía ingresado en estado muy grave.

La calle se convirtió en un corredor de camillas. Entre ellas se cruzaban familiares preocupados por las primeras informaciones del accidente. "Mi madre, por Dios, ¿dónde está mi madre?", gritaba una mujer que fue atendida de ataque de ansiedad. El polideportivo municipal se convirtió en una sala de curas desde la que se fueron derivando a 37 pacientes a distintos centros de salud con heridas de carácter leve, la mayoría con dolores musculares y golpes.

Cinco personas fueron inicialmente trasladas a hospitales: el maquinista, una mujer de 60 años con traumatismo facial grave y una mujer de 48 años embarazada con una contusión abdominal fueron a La Fe; una pasajera con lesión cervical leve al hospital General; y otro con traumatismos leves, al hospital Clínico.

La mujer embarazada y el paciente con lesión cervical fueron dados de alta sin mayores complicaciones. El paciente con traumatismos leves precisa de unas pruebas que obligan a su internamiento, según fuentes de la Consejería de Sanidad.

Al lugar de los hechos se trasladaron varios miembros del Gobierno autonómico, entre ellos el presidente de la Generalitat, Francisco Camps, y los consejeros responsables de Administración Pública e Interior, Miguel Peralta, y de Infraestructuras, José Ramón García Antón, así como el subdelegado del Gobierno en Valencia, Luis Felipe Martínez, y autoridades locales. "Ésta es una línea totalmente renovada desde hace dos años y desde este mismo momento se inicia la investigación de lo ocurrido. Es importante conocer cuanto antes las causas de este siniestro para determinar dónde ha estado el fallo", afirmó García Antón.

Los responsables de Metro Valencia convocaron a media tarde de ayer al comité de seguridad en la circulación, en el que participan técnicos de la empresa y delegados sindicales, para analizar las causas del accidente en el que se vieron implicados tres convoyes (cada uno de ellos tiene tres vagones). Una grúa inició a primera hora de la tarde las tareas para sacar de la vía las unidades siniestradas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 10 de septiembre de 2005