Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bernal y Franco guardan silencio después de que Pla descalificara el plan de Rabassa

Blas Bernal, portavoz del grupo socialista del Ayuntamiento de Alicante, y Ángel Franco, uno de los dirigentes más importantes del PSOE de esta ciudad se encerraron ayer en el mutismo más absoluto después de que el secretario general de los socialistas valencianos, Joan Ignasi Pla, descalificara el plan de Rabassa, que ambos, junto con el resto de concejales socialistas, habían apoyado. Pla, en una entrevista concedida al periódico Información fue contundente "El plan de Rabassa es una desmesura inviable".

La aprobación por parte del grupo municipal socialista del Ayuntamiento de Alicante, del plan de Rabassa -construcción de 15.000 viviendas al margen del planeamiento urbano de la ciudad- generó una crisis en el PSPV alicantino, que desembocó en la dimisión de su secretario general y en la posterior designación de una gestora para dirigir el partido, que preside el senador Antonio García Miralles. Éste mantuvo la semana pasada una entrevista con Pla para analizar la situación que atraviesa el PSOE alicantino. Pese a que no ha trascendido nada de la conversación que ambos mantuvieron, parece claro que García Miralles reclamó a Pla una posición clara de la dirección del PSPV sobre el conflicto de Rabassa.

Pla, en la citada entrevista, asegura que una actuación de 15.000 viviendas en una ciudad como Alicante no es viable ni social ni medioambientalmente. Según Pla, el plan de Rabassa parece que no encaja en los criterios orientativos de la Ejecutiva Nacional del PSPV sobre el desarrollo de los planes urbanísticos. Eso, unido al rechazo social tan manifiesto, "forma parte de la reflexión que tendrá que hacer el grupo a la hora de tomar una decisión definitiva".

El portavoz del Grupo Municipal, Blas Bernal, optó ayer por el silencio tras ser preguntado por las declaraciones de Pla. También otros ediles socialistas, Ángel Franco entre ellos, prefirieron no atender los requerimientos de este periódico. Y los pocos que hablaron se limitaron a decir: "Son cosas del grupo, y es el grupo el que debe pronunciarse si lo cree oportuno", declaró ayer uno de los concejales. Ni Antonio García Miralles ni otros miembros de la Gestora se pronunció sobre las declaraciones de Pla.

El secretario general de los socialistas valencianos, no obstante, asegura que su posición en plan de Rabassa no es un desaire al grupo municipal, porque los criterios orientativos de la Ejecutiva Nacional siempre están a expensas de la situación de cada municipio. "Estoy convencido de que en el momento en el que tomaron la decisión [los concejales socialistas] era lo mejor para los ciudadanos de Alicante".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 5 de septiembre de 2005