_
_
_
_

La central nuclear de Vandellòs arranca tras estar seis meses parada

Los 1.087 megavatios de potencia de la central nuclear Vandellòs II (Tarragona) vuelven a estar disponibles para la red eléctrica después de que la planta se conectara al sistema eléctrico a las 13.30 de ayer. El reactor estaba parado desde el pasado 16 de marzo, cuando la central aprovechó una recarga de combustible para solucionar la corrosión que se había generalizado a lo largo de lustros en los sistemas exteriores de refrigeración y que han motivado el incidente más grave de la industria nuclear desde 1992.

Con este paso Vandellòs II, propiedad de Endesa e Iberdrola, da por superada la mayor crisis de su historia, que ha conllevado el cese de la plana mayor de la central. De la avería no ha salido impune el Consejo de Seguridad Nuclear (CSN), órgano rector de las instalaciones atómicas, que ha sido censurado por el Congreso de los Diputados por la tardanza en reaccionar ante unos problemas de corrosión de los que tenía constancia desde 1993.

Pese a que nunca el incidente supuso riesgo para el entorno ni para la planta, este incidente ha puesto en entredicho la gestión de las nucleares. El CSN aseguró en uno de los múltiples informes sobre el asunto que Vandellòs II primó los criterios de producción energética por encima de los de la seguridad. De hecho, en agosto de 2004 -en plena temporada alta de demanda energética- la central tuvo que parar su reactor tras advertir que las tuberías y válvulas de los sistemas de refrigeración exteriores estaban suficientemente corroídos como para no funcionar. La central está ubicada a pocos metros del mar, y este ambiente marino ha sido la causa de una corrosión de la que los técnicos llevaban años advirtiendo, según declaró en mayo el ex gerente de la Asociación Nuclear Ascó Vandellòs, Juan José Pérez Torrents, ante la ponencia del Congreso que analizó el suceso. El CSN autorizó dos días después de aquel incidente la puesta en marcha del reactor.

Meses más tarde, el CSN acusó a la planta de haber ocultado información sobre un suceso que debía haber obligado a los responsables de Vandellòs II a reparar de inmediato esas tuberías y válvulas corroídas.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_