_
_
_
_
Reportaje:

Los depósitos como gancho

Los bancos 'online' ofrecen alta rentabilidad a muy corto plazo para fidelizar a los clientes

Más de tres millones de personas usan los portales financieros para realizar sus operaciones o consultas bancarias, un suculento pastel que nadie quiere dejar escapar. Los depósitos de alta rentabilidad a muy corto plazo son un buen gancho para tratar de captar nuevos clientes. El objetivo: que después se queden en las entidades y contraten hipotecas, fondos de inversión o cualquier producto financiero.

Los intereses que ofrecen los depósitos a corto plazo se consideran rendimientos del capital mobiliario y están sujetos a una retención del 15%

Al presentar su relanzado depósito online de alta rentabilidad a corto plazo (un 8% de interés anual para los dos primeros meses), los responsables de Uno-e, filial en Internet de BBVA y Terra, no han tenido reparo en reconocer que este tipo de productos son un "gancho" para captar nuevos clientes. De hecho, señalan que su objetivo es hacerse con el 10% de los nuevos usuarios bancarios de Internet que se incorporan cada año (unos 100.000).

Este producto de Uno-e no es nuevo. La entidad lo comercializa realmente desde principios de año. Lo que ahora es una auténtica novedad es la gran campaña publicitaria que lo acompaña, representada por un caballo de carreras ganador con el número 8. Es, por tanto, tan sólo una manera de reabrir la que ya parece una tradicional guerra de depósitos entre las entidades que comercializan sus productos financieros a través de la Red.

El Depósito 8 ofrece un 8% los dos primeros meses y los cuatro siguientes el euribor a un mes (tipo de interés del mercado interbancario en ese plazo). Su rentabilidad global esperada se sitúa, por tanto, en la actualidad en el 4,16%. Se puede contratar desde 1.000 euros hasta el próximo 30 de septiembre. La oferta de Uno-e lleva aparejada la apertura obligatoria de una cuenta remunerada al 2,25% TAE, siempre que el cliente domicilie la nómina o realice transferencias mensuales superiores a 500 euros. Se trata de una cuenta completamente operativa, que ofrece todos los servicios tradicionales de una cuenta bancaria. En caso de solicitar la cancelación de este depósito de forma anticipada, los intereses que recibirá el cliente serán recalculados al 1% desde la fecha de constitución del depósito hasta la fecha de cancelación anticipada.

La elección del 8 como rentabilidad de este depósito no tiene nada de casual. Uno-e ataca directamente a las dos entidades que en la Red le plantean una mayor competencia y que "casualmente" ofertan sus dos principales depósitos a corto plazo al 6%.

Es el caso de ING Direct y Openbank (antes denominado Patagon). El depósito del conocido como banco naranja tiene una duración inicial de un mes y ofrece un tipo de interés nominal del 5,85%, que se convierte en una rentabilidad final del 6%. La entidad no impone límite de cantidad alguno siempre y cuando el dinero proceda de otras entidades y que supere el saldo máximo histórico confiado a la entidad en cualquier producto. No puede beneficiarse de esta oferta el dinero procedente de otros productos de ING Direct (traspasos internos, vencimientos de depósito, reembolsos de fondos de inversión...). Para suscribir este depósito (hasta el 31 de diciembre) es necesario abrir una Cuenta Naranja. De hecho, finalizado el plazo inicial de un mes, el dinero invertido y los intereses generados pasan de nuevo a esta cuenta, que se remunera al 2,25%.

Openbank

Cualquier persona que, a través de Internet, tenga abierta una cuenta corriente en Openbank desde hace más de tres meses puede suscribir el Depósito Premium de esta entidad al 6% (TAE) durante un plazo de un mes. El particular tiene, para poder suscribir esta imposición, que incrementar y mantener su posición global en Openbank, ingresando dinero nuevo en sus cuentas a la vista, traspasando fondos de inversión, planes de pensiones o valores procedentes de otras entidades.

Su importe mínimo es de 1.000 euros y hasta un máximo de 50.000 euros por depósito o conjunto de depósitos vivos por cuenta corriente asociada y titular. Para los no clientes, esta entidad ofrece igualmente un depósito al 6%, aunque en esta ocasión, éste se denomina de Bienvenida y exige como paso previo la apertura de una cuenta corriente del banco filial de Banco Santander a través de Internet. Se trata de una imposición mensual, sin gastos ni comisiones y con disponibilidad total. Se puede suscribir desde sólo un euro y no hay límite de cantidad para los particulares. En el caso de sociedades, se remuneran al 6% los primeros 100.000 euros y el resto al 0,1%.

En este nuevo capítulo de la guerra de los depósitos en Internet también ha entrado en la lid Activo Bank, filial en la Red del Banco Sabadell. Su oferta consiste en una imposición a plazo fijo a tres meses con un tipo de interés nominal del 4,43% (TAE del 4,5%). El importe mínimo para contratarla es de 6.000 euros y el máximo de 18.000 euros. La liquidación de los intereses se hará al vencimiento. Este depósito se podrá cancelar anticipadamente, sin comisión de cancelación aunque siempre por la totalidad del importe contratado.

Por el momento la filial en Internet del Banco Popular no ha decidido entrar en esta batalla. En función de los importes contratados se remuneran los saldos desde el 2,25% y hasta el 2,85% para el plazo de un mes.

En I-Banesto apuestan en estos días por el Depósito en Euros a un día, con una rentabilidad del 2% nominal (2,0277% TAE calculada para un importe de 6.000 euros con un rendimiento de 0,33 euros diarios), por un importe mínimo de 1.502,53 euros y uno máximo de 240.404,84 por operación, aunque cada cliente puede contratar cuantas operaciones desee. Esta entidad también ofrece depósitos a 15, 30 y 90 días; todos ellos con un rendimiento bruto final en torno al 2,1%. E-Bankinter oferta una amplia gama de depósitos en función del perfil del inversor. En general, sus tipos de interés para periodos mensuales están vinculados al euribor, que en la actualidad supera ligeramente el 2%.

Los intereses que ofrecen los depósitos a corto plazo (su duración es inferior a un año) se consideran rendimientos del capital mobiliario y, están sujetos a una retención a cuenta del IRPF del 15%. De las cantidades brutas percibidas por el particular, Hacienda se "queda" con unos porcentajes que, en función de sus rentas, oscilan entre el 15% y el 45%.

Las ganancias que pueda proporcionar un fondo de inversión a corto plazo (en un periodo inferior a los 12 meses) se consideran incrementos patrimoniales a efectos del IRPF. Igualmente el Fisco se queda (siempre que no se reinvierta el dinero en otro fondo de inversión) con un porcentaje de entre el 15% y el 45% de las mismas.

No hay, por tanto, en el corto plazo ninguna diferencia fiscal entre uno u otro producto. Sin embargo, esta situación cambia radicalmente cuando se supera el año de antigüedad. Los intereses generados por los depósitos mantienen la tributación antes comentada; sobre las plusvalías de los fondos de inversión se paga, en todos los casos, un 15% de impuestos. La situación vuelve a cambiar cuando el plazo de inversión se alarga por encima de los dos años. Para los fondos de inversión, no hay cambio alguno; la remuneración de los depósitos sólo pasa a tener carácter de ingreso fiscal por el 60% de su importe. En esta última situación, los depósitos se colocan, a igual rendimiento financiero, como más rentables para las personas con los tramos de rentas más bajos.

Los bancos <i>online</i> permiten operar desde el domicilio de los clientes.
Los bancos online permiten operar desde el domicilio de los clientes.BERNARDO PÉREZ

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_