Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Italia limita a siete años el mandato del banco central

La medida no afectará al actual titular del Banco de Italia

El Gobierno italiano aprobó ayer una reforma que limitará a siete años no renovables el mandato al frente del Banco de Italia, cargo hasta ahora vitalicio. La medida no afectará al actual titular al frente del banco central, Antonio Fazio, sobre el que recae la sospecha de haber obstaculizado las compras de los bancos italianos BNL y Antonveneta por parte del español BBVA y el holandés ABN Amro, respectivamente.

La decisión, aprobada ayer por unanimidad por el Consejo de Ministros del Gobierno de Silvio Berlusconi, deberá ser aprobada por el Parlamento antes de su entrada en vigor. El primer ministro italiano declaró, al término de la reunión, que la reforma constituye "un cuerpo de reglas innovadoras y de gran relevancia, que permitirán recuperar la credibilidad y renovar el modo de operar en banca". Hasta ahora, además de disfrutar de un cargo vitalicio, el gobernador del Banco de Italia tenía poder absoluto para vetar fusiones bancarias.

Aun así, la redacción final del proyecto de ley evita al actual titular, Antonio Fazio, el trago de tener que dimitir, ya que finalmente se eliminó una disposición que preveía la jubilación forzosa del gobernador del Banco de Italia a los 70 años. Este punto, que figuraba en la propuesta inicial redactada por el ministro de Economía italiano, Domenico Siniscalco, fue rechazado por la Liga Norte, formación política aliada de Berlusconi en el Gobierno, que ha cerrado filas en torno a Fazio. Éste cumplirá 69 años el próximo octubre y ello habría supuesto, según la Liga, "una sanción" al actual gobernador, que ocupa el cargo desde 1993. Berlusconi aseguró que la limitación del mandato será aplicable a su sucesor.

Sobre una posible dimisión de Fazio, no se pronunció, aunque pareció brindarle su apoyo. "Decidirá él qué hacer según su conciencia", declaró. "En general, no creo que se deban tomar decisiones bajo la presión y el impacto de los medios de comunicación", dijo.

Renacionalización

Además de limitar el mandato del gobernador, la reforma aprobada ayer contempla la "renacionalización" del Banco de Italia, hoy en día controlado en casi un 80% por una decena de grupos bancarios o aseguradores. Entre las entidades privadas presentes en el capital del supervisor bancario figuran los bancos Intesa (26,8%), San Paolo IMI (17,2%), Capitalia (11,2%) y la mayor compañía de seguros de Italia, Generali (6,3%). En adelante, sólo tendrán cabida el Estado, organismos públicos y fundaciones.

La polémica actuación de Fazio en los intentos de compra de Antonveneta y Banca Nazionale del Lavoro (BNL) y su presunto favoritismo por las ofertas competidoras de las entidades italianas Banca Popolare Italiana, por Antonveneta, y Unipol, por la BNL, ha llamado la atención en Bruselas y Francfort. El comisario de Economía, Joaquín Almunia, afirmó ayer que ello ha causado un problema de credibilidad" a Italia. "Estamos siguiendo de cerca los acontecimientos", dijo. "Nosotros y el Banco Central Europeo (BCE) tenemos la responsabilidad de ser guardianes del Tratado [de la Unión Europea]".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 3 de septiembre de 2005