Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:CULTURA Y ESPECTÁCULOS

Las princesas callejeras de Fernando León

El director de 'Los lunes al sol' estrena una película sobre la amistad de dos prostitutas, interpretadas por las actrices Candela Peña y Micaela Nevárez

Cuenta Fernando León (Madrid, 1968) que su última película, Princesas, nació en la peluquería de la madre de un conocido. Allí, según le contaba su amigo, se reunían algunas prostitutas del barrio para peinarse o para pasar los ratos muertos. De esa imagen nació la cuarta película del director de Los lunes al sol. Protagonizada por las actrices Candela Peña y Micaela Nevárez, la película se estrena el próximo viernes.

"A pesar del título, no se trata de un cuento de hadas, aunque creo también que desde el título queda claro que quería hablar de la prostitución desde otro ángulo", afirmó ayer el director durante la presentación en Madrid del filme. Cuando se le achacó un exceso de ternura en su mirada, el director añadió: "Quería hablar de la fragilidad de estos personajes, despojarme de mis propios prejuicios para no convertir la cámara en una cámara oculta. Alejarme de esa visión de telediario que tenemos de la prostitución, y de escenarios como la Casa de Campo. Aunque creo que en la película hay dureza, he intentado evitar la parte desgarradora porque creo que es la más conocida. La marginalidad de la prostitución se cuenta demasiadas veces. Por eso quería colocarme en otro sitio".

"Ser productor de tu película te permite tener una visión más completa del trabajo que haces", explica León

Princesas narra la historia de amistad entre una prostituta española y otra dominicana. "Es una historia de amistad entre una chica de aquí y una chica de allí. Entre dos mujeres que son enemigas naturales". Para Candela Peña, la prostitución sólo es "el trabajo" del personaje que interpreta. "Lo que me importa no es que sea prostituta. Aunque yo, gracias al colectivo Hetaira, he podido conocer a muchas prostitutas y hablando con ellas he descubierto cosas tan obvias como que sus hijos hacen la primera comunión. Finalmente, trabajan por dinero, como hacemos la mayoría".

"Las diferencias entre las dos protagonistas son evidentes", añade Fernando León, "cada una tiene que satisfacer sus necesidades y éstas son diferentes, no tienen nada que ver las de una y otra. Una se prostituye porque tiene que mandar dinero a sus hijos, y la otra tiene las necesidades del mundo en el que vivimos. Quiere dinero para comprarse ropa, para operarse el pecho... La prostitución nace desde muchos lugares y no es tan ajena como queremos pensar. A veces nace de la casualidad, con alguien que un día te hace un regalo, o como algo ocasional, para cubrir los gastos después de varios meses sin encontrar trabajo... Hay muchas clases de putas y hay putas por miles de motivos distintos".

"Cuando escribo una historia", continúa el cineasta, "pienso en los personajes y no en un discurso político determinado. Intento escribir sobre la vida de esas personas. Ésa es mi motivación principal. El trasfondo social está ahí y los determina, pero ésa no es la única historia".

Tres años después del estreno de Los lunes al sol (ganadora de la Concha de Oro del Festival de San Sebastián y de cinco premios Goya), León asegura que no siente excesiva presión: "Yo me muevo por intuición y no me preocupa demasiado lo que se espera de mí, no podría trabajar tranquilo de otra manera". Todas sus películas anteriores (Familia, Barrio y Los lunes al sol) contaban con la producción de Elías Querejeta. Por primera vez, el director es además productor. "Creo que Elías y yo lo hablamos poco antes de empezar Los lunes al sol. Me pareció que era el momento para intentarlo, me sentía con la energía necesaria para dar ese salto. Es como cuando pasé de ser guionista a ser director. Creo que ser productor de tu película te permite tener una visión más completa del trabajo que haces".

Rodada en Madrid, en barrios periféricos, en calles del centro y en un lugar que recrea la Casa de Campo, Princesas supone el debú como protagonista de la actriz puertorriqueña Micaela Nevárez. Residente en Estados Unidos, Nevárez recuerda que el día que aterrizó en Madrid la llevaron directamente a la Casa de Campo. "En Estados Unidos la prostitución está mucho más tapada y para mí aquel viaje fue increíble. Recuerdo que las putas nos enseñaron a parar los coches, a movernos, a mirar...". "La prostitución parece un mundo inaccesible", añade Fernando León, "pero lo cierto es que si uno se acerca y pregunta no se encuentra con un mundo cerrado, sino con todo lo contrario. Las prostitutas hablan y cuentan sus experiencias".

"Yo me fui a un acto que organizaba Comisiones Obreras", sigue Candela Peña, "y que se llamaba Hablan las protagonistas. Me senté a escuchar el coloquio y lo que descubrí es que las ocho mujeres que estaban allí no tenían nada que ver la una con la otra. Es un detalle pequeño, pero para mí fue importante".

Desde la música de Manu Chao a la fotografía de Ramiro Civita (director de fotografía de El abrazo partido, de Daniel Burman, entre otras), Princesas intenta alejarse de la imagen "estereotipada de la prostitución. Quería hacer algo más luminoso y vital", explica el director.

Sobre la música del ex mano negra, León afirma: "Hace mucho tiempo que quería trabajar con Manu Chao, me gusta mucho él y me gusta mucho su música. Es música urbana y mestiza, perfecta para esta historia. Perfecta también por lo que transmiten sus letras, que hablan de la esperanza y que tienen esa mezcla tan personal de la mayor alegría y la mayor tristeza".

Princesas cuenta además con el trabajo de las actrices Llum Barrera, Violeta Pérez, Mónica van Campen, Flora Álvarez, María Ballesteros (que forman el "coro" de la peluquería donde las prostitutas pasan el día comentando su rutina) y Marina Cordero, la madre del personaje que interpreta Candela Peña: "Una mujer tan sola como su hija, una soledad que está en la calle y en el bloque donde vivimos".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 31 de agosto de 2005