_
_
_
_
_

Rajoy protagonizará más debates en el Congreso y buscará asesores en el ámbito de la Universidad

El PP insistirá en la diversificación de sus caras visibles sin cambiar la estructura de poder

Carlos E. Cué

Mariano Rajoy quiere aumentar su protagonismo político en el Congreso, y para ello ha decidido ampliar el número de debates en los que él ejercerá de portavoz del PP. No se subirá a la tribuna sólo para enfrentarse al presidente del Gobierno, como hasta ahora; también participará en los cruces con ministros que considere especialmente importantes, según fuentes de la dirección del PP.

Esta novedad, que se pondrá en práctica en el periodo de sesiones que comienza en septiembre, implicará dejar en segundo plano, en ocasiones especiales, al portavoz parlamentario del PP, Eduardo Zaplana, encargado de representar a este partido en los encontronazos dialécticos que no implican al presidente del Gobierno. La reducción de la exposición pública tanto de Eduardo Zaplana como de Ángel Acebes, el secretario general del partido, es una de las peticiones reiteradas de los sectores moderados del PP, que consideran que estos dos políticos están demasiado vinculados a la crisis que se vivió del 11 al 14 de marzo de 2004 y a la política de comunicación del Gobierno en esos días. Algunos dirigentes también apuestan por pedir a Acebes se dedique más al trabajo interno del partido y comparezca menos ante los medios, aunque sólo Rajoy puede decidir una cosa así.

El líder irá decidiendo poco a poco en qué debates sube a la tribuna, aunque de momento las mismas fuentes de la dirección citan algunos que serán importantes en este periodo de sesiones, como el de la vivienda o la educación. Además, el líder pretende tener un gran protagonismo en los debates económicos. El principal de ellos, el de Presupuestos, ya lo dirigió el año pasado frente al vicepresidente económico, Pedro Solbes.

El PP está convencido de que el Gobierno "vive de las rentas" en el apartado económico. Y cree que éste es y será uno de los asuntos que más preocupan a los ciudadanos, sobre todo en los próximos meses, debido a la incertidumbre económica mundial. Por eso su líder ha decidido contactar con expertos de fuera del partido, especialmente del ámbito académico, para crear una especie de grupo asesor que pueda proponer reformas alternativas a las que promueva el Gobierno.

Rajoy repite sin cesar que el Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero simplemente está dando continuidad a las políticas económicas puestas en marcha por los Gobiernos del PP, y no está preparando las reformas necesarias para hacer frente a las nuevas realidades, entre las que cita la crisis de la industria textil por la competencia china.

El PP está ahora concentrado en la idea de ofrecer una alternativa creíble, y eso pasa necesariamente por plantear reformas económicas. La primera línea de este nuevo impulso se ofrecerá en una conferencia que pronunciará Rajoy a mediados de septiembre en Barcelona.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Para desarrollar este nuevo discurso, Rajoy está formando equipos de expertos que preparen la convención política prevista para febrero de 2006, a la que el líder le concede la máxima importancia, según señaló el lunes en Ribadumia (Pontevedra). En relación con este encuentro, el secretario de comunicación del PP, Gabriel Elorriaga, dejó claro ayer en declaraciones a la Cope que no habrá ningún cambio en la estructura de poder del partido. "Los congresos se celebran cada tres años, ése es el momento de elegir equipos, hacer ponencias, de fijar las líneas básicas de actuación del partido, pero también es verdad que las cosas cambian cada día, y la convención es la vía prevista para actualizar mensajes", señaló Elorriaga.

Rajoy también quiere dar cancha a los dirigentes menos conocidos, de su total confianza, con los que conformó la dirección actual en el congreso de octubre de 2004. Se trata del propio Elorriaga, Ana Pastor, Miguel Arias Cañete, Ignacio Astarloa y, sobre todo, Soraya Sáenz de Santamaría. El PP está procurando introducir estas caras en los medios, pero reconoce que las dificultades son grandes, porque los periodistas compran más fácilmente los nombres conocidos, como Zaplana o Acebes, que además acostumbran a ser más contundentes en sus expresiones públicas.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_