CAF eleva su cartera de pedidos a 2.800 millones gracias a su contrato en México

La concesión para una línea de tren supone supone "un salto" en su estrategia comercial

La cartera de pedidos de Construcciones y Auxiliar del Ferrocarril (CAF) roza los 2.800 millones de euros después de haber logrado la adjudicación del primer tren suburbano de México D.F. en una operación que supone "un salto" en su estrategia comercial de búsqueda de nuevos nichos de negocio, según fuentes de la empresa guipuzcoana. La operación supone una inversión total de unos 510 millones de euros de los que cerca de 100 millones correrán a cargo del Gobierno del país norteamericano en forma de subvención a fondo perdido para la obra civil.

CAF y su filial Inversiones en Concesionarias Ferroviarias encabezan el proyecto con una participación del 80%, mientras el otro 20% se lo cederán a la empresa de autobuses mexicana Estrella Polar. En principio, las autoridades mexicanas desean que el primer tren esté operativo a finales de 2007 para acomodarlo al calendario político local. En la oferta presentada por CAF han colaborado empresas como Administrador de Infraestructuras Ferroviarias y Renfe, que han asesorado en cómo gestionar la línea, o OHL, Indra, Alcatel, Elecnor e Ineco. La nueva concesionaria deberá confirmar o no la participación final de todas ellas en la ejecución del proyecto.

La adjucicación por 30 años es para 27 kilómetros, desde la capital hasta Cuautitlán, pero existe el derecho durante 10 años, en función de la marcha del negocio, de ampliarla, en otros 52 kilómetros. Fuentes de CAF señalaron ayer que la decisión final se tomará sobre la marcha y que corresponde en exclusiva a la concesionaria.

La concesión a CAF supone "un salto" en su estrategia comercial, según señalaron fuentes de la compañía. La empresa con sede en Beasain contaba ya con una participación en Guadalmetro, sociedad operadora del metro de Sevilla, pero el contrato que ayer adjudicó el presidente de México, Vicente Fox, va mucho más lejos. Desde la empresa se asegura que es una respuesta a la exigencia del mercado de que las empresas tradicionales "evolucionen" y al mismo tiempo una vía para crear "más valor". El negocio de CAF hasta ahora era esencialmente la venta de trenes. El nuevo paso va en la línea de lo expresado ya por el presidente de la compañía, José María Baztarrica, en la última junta de accionistas.

Las unidades que CAF suministrará a la concesionaria se fabricarán en Beasain y son similares a las que operan en España en cercanías en Bilbao, Barcelona, Madrid o Valencia. El mantenimiento se realizará en la planta que la empresa vasca tiene ya operativa en el país norteamericano.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS