Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Milà apunta a un fallo en la red eléctrica como causa del incendio de Riba-roja

La Generalitat presentará cargos si el juez encuentra indicios de responsabilidad

El mal estado de la red eléctrica de media tensión podría ser la causa de los dos incendios que se declararon el 22 de agosto y quemaron 810 hectáreas de bosque en Riba-roja (Ribera d'Ebre), La Fatarella y La Pobla de Massaluca (Terra Alta). Ésta es la conclusión del Departamento de Medio Ambiente, cuyo titular, Salvador Milà, explicó ayer que el juzgado de instrucción de Gandesa ha abierto diligencias para un caso en el que la Generalitat "no dudará" en presentar cargos si el juez cree que hay indicios de responsabilidad.

La compañía eléctrica Fecsa-Endesa, por su parte, aseguró ayer que ha abierto una investigación interna. Milà, que ayer visitó la zona afectada, señaló que de acuerdo con los datos de que disponía ayer existe el 99% de posibilidades de que un fallo en la línea de Fecsa hubiera originado los dos incendios. El responsable de los Agentes Rurales en las comarcas del Ebro, Miguel Ángel García, indicó que el fuego empezó debajo de esta línea eléctrica, cuyo estado definió como "deteriorada". "Hay múltiples enlaces que son elementos de riesgo", dijo. A tenor de las investigaciones de los agentes rurales, el incendio se habría originado después del sobrecalentamiento de uno de estos enlaces.

Fuentes de la compañía eléctrica admitieron que en el pasado las líneas eléctricas ya habían sido el origen de incendios, aunque aseguraron que en este caso aún no han podido determinarlo. La empresa, según estas fuentes, ha facilitado a la Generalitat toda la documentación. La propietaria de la red eléctrica realiza anualmente tareas de mantenimiento y la línea de Riba-roja las superó hace menos de un año. Técnicos de Fecsa recorren en helicóptero el camino de la línea observándola con unos prismáticos que detectan los rayos infrarrojos. "De esta forma vemos los puntos débiles", dijo ayer un portavoz de la empresa, que aseguró no tener ninguna constancia de que la línea de Riba-roja hubiera tenido algún incidente reciente.

Esto no es lo que dice la Generalitat, que asegura que pocos minutos antes de que se declararan los incendios hubo cortes en el suministro eléctrico en la zona. Ambos incendios se declararon con menos de tres minutos de diferencia. Si la vía penal no prospera, la Generalitat aseguró ayer que recurriría a la vía administrativa para sancionar a Fecsa, a la que considera responsable de una "imprudencia".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 26 de agosto de 2005