Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA LUCHA CONTRA EL FUEGO

El nuevo Gobierno gallego se enfrenta a la peor ola de incendios en los últimos 15 años

Desde enero se han quemado unas 35.000 hectáreas, más de la mitad de ellas en agosto

Santiago de Compostela

El Ejecutivo gallego se enfrenta a su primera emergencia cuando aún no han pasado tres semanas desde que tomó posesión. Su presidente, el socialista Emilio Pérez Touriño, ha convocado para hoy una reunión urgente con responsables de la Xunta y de la Administración del Estado para hacer frente a la peor ola de incendios que ha azotado Galicia en los últimos 15 años. El número de hectáreas quemadas en agosto supera ya a las del resto del año.

Las mediciones oficiales realizadas hasta ahora indican que en Galicia han ardido desde comienzo de año 27.199 hectáreas, más de la mitad de ellas en agosto. Pero esa estadística no incluye toda la superficie afectada en los últimos días, que una vez que se contabilice elevará el alcance de los daños a unas 35.000, según fuentes de la Consejería de Medio Rural. La cifra supera a la del año pasado (30.076 hectáreas en el mismo periodo), que ya había sido el peor desde 1990. En lo que va de agosto, la Xunta, que el domingo hablaba de 10.000 hectáreas quemadas, calcula que se han calcinado alrededor de 20.000. La Xunta sostiene que el 90% de los fuegos son provocados intencionadamente.

El verano más duro que se recuerda en Galicia fue el de 1989, cuando a estas alturas de agosto habían ardido 82.000 hectáreas. Ocurrió en los meses previos al primer triunfo electoral de Manuel Fraga. Al llegar a la Xunta, Fraga multiplicó los recursos dedicados a la extinción. Pero el problema se reavivó en 2004, y las previsiones volvían a ser inquietantes para este año, después de la peor sequía desde que se elaboran estadísticas meteorológicas. El temor a un verano en situación de alerta permanente en los bosques fue una las razones que aconsejaron a Fraga anticipar a junio las elecciones autonómicas, según reconocieron en su momento dirigentes del PP gallego.

Tras un verano relativamente tranquilo, excepto en la provincia de Ourense, ya muy castigada el año pasado, la gran oleada de fuego se le ha venido encima al nuevo Gobierno. Pérez Touriño ha convocado para hoy una reunión con representantes de la Administración del Estado a fin de coordinar los recursos disponibles y evaluar la situación. Ayer continuaban activos 38 incendios, cinco de los cuales amenazaban núcleos de población. Los vecinos de una urbanización del Pazo de Ramirás, en Ourense, fueron desalojados por la amenaza de las llamas.

Uno de los incendios más peligrosos afectaba al Monte Pindo en Carnota (A Coruña), donde la noche del domingo cientos de vecinos tuvieron que desalojar sus casas. "Se han quemado la mitad de los 71 kilómetros cuadrados del municipio", afirmó el alcalde, el nacionalista Xosé Manuel García.

La Consejería de Medio Rural coincide con las autoridades locales en que la inmensa mayoría de los incendios son causados intencionadamente. "El domingo los vecinos vieron salir un coche blanco con dos o tres personas del lugar donde comenzó un incendio", informó el alcalde de Carnota. "Cuando lo sofocamos eran casi las 12 de la noche y ya no podían actuar los aviones. Y en ese momento, empezó el fuego en el otro extremo del municipio". En Pereiro de Aguiar (Ourense), el alcalde, el popular Eliseo Fernández, aseguró: "Quien hizo esto conocía bien el lugar. El fuego empezó a la vez por tres o cuatro sitios a los que no se puede entrar".

El nuevo Gobierno se está esforzando por dejar su sello en la política informativa sobre los incendios. Durante un tiempo, el Ejecutivo de Fraga se negó incluso a difundir partes diarios. Ahora, Medio Rural hace públicos dos balances al día con estadísticas detalladas. Y, por primera vez en 15 años, los incendios ocupan un lugar destacado en los informativos de la radio y la televisión autonómicas, cuyos trabajadores habían denunciado en ocasiones anteriores la prohibición de emitir imágenes de fuego en los bosques gallegos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 23 de agosto de 2005