Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rocard advierte del riesgo de escisión en el socialismo francés

Las réplicas al terremoto que supuso el no francés al Tratado Constitucional europeo están lejos de haber cesado. Michel Rocard, ex primer ministro y también ex líder del Partido Socialista (PS) francés, estima irreductibles las disensiones en el interior del PS.

"Las maniobras de Laurent Fabius son oportunistas, pero Henri Emmanuelli es un guesdista [de Jules Guesde, 18451922, socialista marxista] sincero y Jean-Luc Mélenchon un intelectual, casi un filósofo de la política, de quien no pongo en duda su honestidad, pero ante ellos no minimizo nuestros desacuerdos. Cuando leo los argumentos de los defensores del no comprendo hasta qué punto soy una rémora para esa gente. En realidad somos insoportables los unos para los otros", comenta el ex primer ministro socialista.

Las explosivas declaraciones de Rocard al semanario Le Nouvel Observateur en contra de los socialistas que hicieron campaña a favor del no a la Constitución europea -"los socialistas han participado en el debilitamiento de Europa por cinismo, oportunismo o ceguera, y eso es absurdo, criminal"- llegan una semana antes de la tradicional universidad de verano del PS y en la perspectiva de un congreso extraordinario el próximo mes de noviembre que ha de servir para elegir nueva dirección.

Para Claude Bartolone, hombre de confianza de Fabius, "las palabras de Rocard son las de un amargado que no sabe imponer su línea política" y que no se da cuenta de que "el PS necesita una nueva dirección y nuevos objetivos". Bartolone insiste en que el actual primer secretario, François Hollande, "ha conducido al PS a una vía alejada de la de sus electores" al optar por el en el referéndum.

"Hay mucho oportunismo"

Vincent Peillon, que milita en la corriente favorable a una refundación del PS y que, aun y estando a favor del no, aceptó no hacer campaña a favor de esa opción cuando perdió la consulta interna en el partido, equipara a Fabius y Hollande: "Hay mucho oportunismo e hipocresía en los dos bandos que han dirigido el PS desde el congreso de Dijon de 2003".

Rocard anticipa que "si Fabius y Mélenchon ganan, habrá que plantearse la creación de otro partido". Para él, es mejor "la escisión que la confusión" y data esta última nada menos que de 1905, "de ese debate centenario mal resuelto entre Guesde y Jaurès".

De momento, con vistas a la universidad de verano, controlada ahora por dirigentes próximos al reformista Dominique Strauss-Kahn, lo importante es "volver a las fuentes, a la formación de los militantes". Y para ello han optado por evitar cualquier debate asambleario que pudiera hacer estallar las disensiones antes del congreso de noviembre.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 19 de agosto de 2005