Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CULTURA Y ESPECTÁCULOS

Luis Tosar da el salto al cine americano con 'Miami Vice'

T ras interpretar papeles que le han dado tanta fama como un parado en Los lunes al sol o un maltratador en Te doy mis ojos, el actor Luis Tosar (Lugo, 1971) está un poco cansado de que se le considere el actor del cine social y del compromiso. "Ése es el cine que me gusta, pero yo soy un actor y quiero hacer también otro tipo de personajes", declara. Ésta es una de las razones que le han conducido hasta su nuevo proyecto, el papel de un narcotraficante colombiano en la versión cinematográfica de Miami Vice, dirigida, escrita y producida por Michael Mann, creador de la serie. El actor español dará el salto al cine americano con esta producción, protagonizada por Colin Farrell y Jamie Foxx. Ávido de nuevas experiencias, al intérprete le mueve también el deseo de conocer cómo es un rodaje al otro lado del Atlántico.

Tosar rodará durante el próximo mes de septiembre en Miami e Iguazú, pero ya ha tenido ocasión de tratar al director y a los actores que encabezan el reparto, con quienes participó hace unas semanas en los ensayos de sus escenas en el filme. "Tengo curiosidad por trabajar con gente muy diferente. Michael Mann es un director que experimenta mucho visualmente, no hace un cine muy al uso en los Estados Unidos y ha trabajado con los mejores actores", afirma. Por la experiencia vivida hasta ahora, dice de él que "es muy profesional, tiene la cosas claras, te cuida y te da mucha información, lo cual facilita el trabajo. Se nota que aquello es una industria", afirma.

El actor tiene prohibido desvelar la más mínima sorpresa sobre la película y cumple a rajatabla las directrices recibidas. Sólo se anima a contar que "es una versión actualizada de la serie, nada ochentera", pero que la trama es como un episodio más, en el que los dos policías protagonistas, Sony Croket (Farrell) y Ricardo Tubbs (Foxx) "tienen que coger al malo'. Y "el malo" es él, el narcotraficante colombiano Arcángel de Jesús Montoya, casado con una bella mujer chino-cubana interpretada por Gong Li. "Sólo aparezco tres veces. Es un papel pequeño", afirma el intérprete.

Tosar está agotado. Acaba de terminar en Barcelona el rodaje de su última película, Las vidas de Celia, dirigida por Antonio Chavarrías, y aunque asegura que ha sido una de sus "mejores experiencias en el mundo del cine", la fatiga se refleja en su semblante serio y ojeroso. Prácticamente enlazó este trabajo con el anterior, el barbudo cocinero de un barco mercante en Cargo, dirigido por Clive Gordon -"creo que me cogieron para Miami Vice por la barba, y tengo que volver a dejármela"-, ha participado también en Hotel Tívoli, de Antón Reixa, y está de gira con la obra teatral El zoo de cristal.

El actor no se forja grandes expectativas sobre su incursión americana, "no sé si es una puerta de entrada a algún sitio o se quedará en algo anecdótico". Pero lo que tiene claro es que no quería quedarse sin vivir la experiencia y arrepentirse después de haber desaprovechado la oportunidad de hacer una película en Estados Unidos. Lo que tiene realmente claro es que aunque le gusta ver mundo y variar de registros, su sitio está en el cine de habla hispana, porque aunque habla bien el inglés -"tendré que practicar el acento cuando llegue a Miami"-, rodar en otro idioma supone "no poder trabajar con tus recursos al 100%". Así que, al sopesar la posibilidad de hacer carrera en otros mercados, tanto el americano como el europeo, dice que "como plan de futuro no lo veo muy viable, pero sí de forma puntual".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 15 de agosto de 2005