Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Balza acusa a Batasuna de buscar de forma "deliberada" la prohibición de su manifestación

El Tribunal Superior de Justicia vasco decide hoy sobre el recurso de los convocantes

El consejero vasco de Interior, Javier Balza, acusó ayer a Batasuna de haber buscado "deliberadamente" la prohibición de su manifestación de mañana en San Sebastián, al comunicar oficialmente la convocatoria un ex concejal de la formación ilegalizada y respaldarla ésta de forma pública. Balza declaró en la SER que Batasuna busca esta vez "el conflicto" y contrastó su actuación con la mantenida en Navarra, donde ha desistido de celebrar marchas similares prohibidas. El consejero recalcó que la Ertzaintza "parará" la marcha y usará la fuerza si lo cree preciso.

Jone Goirizelaia, abogada y ex parlamentaria de Batasuna, y el ex concejal donostiarra Iñigo Balda como convocante presentaron ayer tarde el recurso contra la prohibición ante el Tribunal Superior de Justicia vasco, cuya Sala de Vacaciones decidirá hoy tras la celebración de una vista pública. Goirizelaia aseguró que no hay razones legales para la prohibición y que Interior ha superado el plazo legal de 48 horas para comunicar su decisión al convocante.

El portavoz de la formación ilegalizada, Arnaldo Otegi, replicaba a Balza en Radio Euskadi que mantener la convocatoria no constituye un pulso al Gobierno vasco, sino "un debate sobre la libertad". Otegi reiteró que no se producirán incidentes si la Ertzaintza "no aparece".

El Ejecutivo de Juan José Ibarretxe sí considera la convocatoria como un desafío y ve detrás de ella el deseo de buscar esta vez, por intereses partidistas, "el conflicto" y la prohibición para colocar a la Ertzaintza "en el ojo del huracán". Ello traiciona además, según resaltó Balza, el compromiso de Anoeta, en el que la formación ilegalizada expresó su intención de "sacar el conflicto de las calles". El consejero de Interior destacó la diferente actitud mostrada por los radicales en Navarra, donde, ante idéntica prohibición, han renunciado a celebrar otras marchas.

Balza atribuyó este diferente comportamiento a que la Ertzaintza es en estos momentos "un objetivo muy prioritario, no sólo de ETA, sino también de la actuación en la calle de la izquierda abertzale". El consejero destacó que Batasuna sabe "perfectamente" cómo amoldar sus convocatorias a la legalidad cuando desea, y puso como ejemplo las concentraciones en favor de los presos de ETA que se celebran cada viernes.

En espera de que el Superior resuelva hoy el recurso de los radicales, la policía vasca "hará todo lo posible para que esa manifestación no se produzca", anunció el titular de Interior. Es decir, comunicará la prohibición a sus responsables, parará la marcha y usará la fuerza si hay altercados. "Lo que la Ertzaintza no va a hacer", recalcó, "es reconocer espacios de impunidad en las calles" vascas.

Uso de la fuerza

El consejero se mostró prudente en sus previsiones sobre la intervención policial que pueda producirse y puntualizó que, aunque sea un acto prohibido, "no se puede cargar a sangre y fuego contra 5.000 personas". La actuación de la policía vasca será proporcionada, dijo, y se atendrá a lo establecido por los tribunales, supeditando el uso de la fuerza a la "existencia de riesgo para personas y bienes".

Otegi emplazó a Balza a que "anteponga las libertades democráticas a las órdenes de la Audiencia Nacional". Si la Ertzaintza se presenta, dijo, "será porque el Gobierno vasco está de acuerdo" o se somete a las presiones "del PP, el PSOE, Televisión Española y [el juez Baltasar] Garzón", en una valoración que parece dar la razón al consejero en su análisis sobre las intenciones de Batasuna.

El Partido Popular, por su parte, cree que la convocatoria y los portavoces independentistas que se han manifestado sobre ella proporcionan nuevos datos sobre la relación entre Batasuna y el grupo parlamentario de EHAK.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 13 de agosto de 2005