Desarticulada una banda que obligaba a prostituirse a mujeres en la colonia Marconi

F. Javier Barroso

Agentes del Grupo VI de la Brigada Provincial de Extranjería y Documentación han detenido a seis personas de países de Europa del Este (Bulgaria y Rumania) que se dedicaban a introducir a mujeres de manera ilegal en España. Después las obligaban a prostituirse bajo amenazas y agresiones físicas en la colonia Marconi (Villaverde), según fuentes de la Jefatura Superior de Policía de Madrid.

Las investigaciones comenzaron a raíz de la denuncia de una mujer búlgara, que aseguró a la policía que llegó a España obligada, bajo amenaza de muerte de su hija y de ella misma. Una vez en Madrid, la organización le ordenó que se prostituyera en la colonia Marconi, de lunes a domingo en horario de ocho de la tarde a ocho de la mañana. Este tiempo se ampliaba durante los fines de semana, según fuentes policiales.

Las mujeres estaban obligadas a entregar todo el dinero que obtenían de la prostitución a un inmigrante búlgaro, de nombre Jorge. Fue éste el que le pagó todos los gastos del viaje a la denunciante. También la amenazó de muerte y la agredió físicamente en repetidas ocasiones. Su misión consistía en controlarla durante el trabajo para que no escapara.

Cuando Jorge no podía recoger el dinero, lo hacía la novia de éste, Cristina, que también ejercía la prostitución y controlaba a la testigo. Esta función de supervisión también la hacía de manera esporádica el hermano de Jorge, Dimitri.

Los investigadores del Grupo VI localizaron el domicilio de Jorge y Cristina en la calle de Brunete, en Getafe. Dimitri residía en el hotel Colón de la misma localidad. Allí también residían otras dos chicas más. Los policías siguieron a Jorge durante un tiempo hasta que lograron identificar a los otros tres componentes del grupo.

Derechos de los trabajadores

Los seis han sido detenidos, acusados de los delitos de asociación ilícita, relativo a la prostitución y contra los derechos de los trabajadores. En el portal de la vivienda también fueron arrestadas dos mujeres, que tenían incoado el correspondiente expediente de expulsión. Todos ellos fueron trasladados a la comisaría de Getafe, donde fueron instruidas las diligencias.

El Ayuntamiento de Madrid obliga desde hace dos semanas a los residentes y empleados de la colonia Marconi a entrar en la urbanización con un salvoconducto en horario nocturno. El resto de automovilistas no puede pasar si carece de este pase y la Policía Municipal controla el acceso.

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 09 de agosto de 2005.