Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La francesa Suez lanza una oferta de 11.200 millones sobre Electrabel y despierta el patriotismo económico belga

El grupo francés Suez anunció ayer su intención de convertirse en el accionista único del grupo franco-belga Electrabel, principal productor y distribuidor de gas y electricidad en Bélgica, así como uno de los más importantes en Holanda y Luxemburgo. En la actualidad Suez posee el 50,08% de Electrabel que, en un 4,65%, es propiedad de los ayuntamientos belgas, mientras que el resto cotiza en Bolsa.

El coste estimado de la oferta pública de adquisición lanzada por Suez por el 49,1% del capital de Electrabel que no controla es de 11.200 millones de euros, de los que el 79% se pagará en efectivo y el 21% restante en acciones.

Para el ministro de Economía belga, Jean-Claude Harcourt, el grupo Electrabel es "estratégico" y debe seguir siendo "binacional". El ministro ha recordado la reciente actitud del Gobierno francés que se movilizó, en nombre del "patriotismo económico", para salvar la marca Danone de una supuesta oferta de compra de acciones (OPA) lanzada por la sociedad estadounidense PepsiCo. "Para Bélgica la producción y distribución de electricidad es más estratégica que la fabricaciones de yogures", dijo Harcourt, inquieto ante lo que él considera una "nacionalización rampante hacia Francia que hay que evitar".

Suez ha querido tranquilizar a las autoridades de Bruselas asegurando que pretende crear un "polo eléctrico fuerte con base en Bruselas. El diálogo con las autoridades belgas respecto al aprovisionamiento energético del país y relativo a su política nuclear saldrá reforzado" tras la operación, dijo Suez, que no en vano es socio importante en la fabricación de reactores nucleares del tipo EPR, también llamados de tercera generación.

Los analistas estiman que es mejor lanzar ahora la OPA que esperar a que el precio de la acción de Electrabel, que con su 91% del mercado energético belga es sumamente rentable, siga subiendo. Electrabel emplea a unas 15.000 personas en todo el mundo, 12.000 de las cuales radicadas en el Benelux. El grupo belga cerró el ejercicio 2004 con unos beneficios que rondan los 1.133 millones de euros.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 10 de agosto de 2005