Lubasa y Ortiz presentan una oferta más económica que Ger para el PAI Mundo Ilusión

El gerente de Marina d'Or alega que "no siempre lo más barato es lo mejor"

La apertura de las plicas de las propuestas jurídico económicas de las empresas que optan a la adjudicación de los casi 20 millones de metros cuadrados que ocupará la Propuesta de Actuación Integrada (PAI) Mundo Ilusión, en Castellón, arrojó ayer una sorpresa. La oferta presentada por la sociedad Mundo Ilusión Costa Azahar, conformada por la UTE Lubasa, PGP y Ortiz asociados, era más barata que la de Construcciones Castellón 2000, del empresario de Marina d'Or, Jesús Ger. Por otra parte, el grupo Llanera ha presentado su proyecto Riba-roja Golf Resort, que se prevé que esté ubicado a 500 metros de la futura ciudad deportiva del Valencia y que incluye también un campo de golf.

El Grupo Llanera proyecta un campo de golf con urbanización en Riba-roja

Los ayuntamientos de Cabanes y Oropesa procedieron ayer a la apertura de las plicas para la adjudicación del PAI Mundo Ilusión. La sociedad Mundo Ilusión Costa Azahar, conformada por Lubasa, PGP y Ortiz Asociados, presentó dos alternativas; la primera con un coste de urbanización de 442,6 millones de euros y otra al alza a través de la empresa Gestora de Patrimonio, SL, de 564 millones. Marina d'Or, el grupo que dirige Jesús Ger, presentó una sola propuesta, a través de Construcciones Castellón 2000, de 891 millones de euros.

El responsable de urbanismo de PGP, Francisco Nebot, desveló que Mundo Ilusión Costa Azahar estaría dispuesta a pagar a los centenares de propietarios afectados por el PAI "alrededor de 36.000 euros la hanegada", unos 43,5 euros por metro cuadrado. Nebot cree que la diferencia de precio entre las ofertas de su grupo y la de Marina d'Or estriba en que "tanto Lubasa como Ortiz son urbanizadoras que no tienen que subcontratar la ejecución de las obras".

El gerente de Marina d'Or, Jesús Ger, declaró que "no siempre lo más barato es lo mejor", y calificó las ofertas de sus competidores de "saco de humo" porque "no aclaran cuestiones básicas como el IVA o la realización de la planta desaladora". El coste estimado de esta infraestructura, necesaria para los más de 100.000 nuevos habitantes del PAI, es de 44 millones de euros, y sólo Marina d'Or hizo público ayer que al precio ofertado en su proyecto habría que añadir tal gasto, si finalmente el Estado no acomete la obra. Ger aseguró que su empresa "ha comprado ya 11 millones de metros cuadrados" de los 20 millones del PAI, y que adquiriría el resto "a precio de mercado", que estimó "en torno a los 30 euros el metro", aunque podría incrementarse.

Agosto no va a ser tranquilo en Oropesa y Cabanes porque ahora los técnicos deben contestar a las alegaciones de los vecinos y de las propias empresas interesadas en la urbanización de la zona. Entre ellas se encuentra la planteada por la sociedad Mundo Ilusión Costa Azahar sobre una cuestión jurídica que aunque, al parecer, puede ser subsanable, podría provocar el inicio de un largo contencioso. En el objeto social de la empresa de Marina d'Or, según el Registro Mercantil, no figura el desarrollo urbanístico ni la presentación o gestión de propuestas de urbanización. A esta alegación hay que sumar las planteadas por los vecinos, que solicitan, entre otras cosas, que se descarte cualquier propuesta que "por sus dimensiones, implique un excesivo riesgo y no fomente la participación de los pequeños y medianos promotores", que no contemple la conservación del patrimonio natural y que no respete las viviendas consolidadas en la zona. Las alegaciones también hacen referencia al agua ya que, según los cálculos, el PAI "consumirá el equivalente a una quinta parte del pretendido trasvase del Ebro", según una de las alegaciones, que solicita rechazar la propuesta que no acredite fehacientemente la disponibilidad de agua suficiente para toda la población prevista.

Los proyectos son muy diferentes. Mientras Lubasa, PGP y Ortiz apuestan por un campo de golf, hoteles y 25.000 viviendas en un tipo de urbanización llamada "mediterránea", el planteamiento de Marina d'Or es el de concentrar en esta superficie tres campos de golf, seis hoteles, una pista de esquí artificial, un casino, una zona de ocio con parque de atracciones. En dos meses podrían elevarse las propuestas a pleno.

Por otra parte, el grupo valenciano Llanera ha presentado ya oficialmente su proyecto Riba-roja Golf Resort, que se prevé que esté ubicado a 500 metros de donde se construirá la futura ciudad deportiva del Valencia. El proyecto de Llanera incluye 4.650 viviendas y un campo de golf de 18 hoyos. En conjunto, la iniciativa urbanística afectaría a tres millones de metros cuadrados de terreno y fuentes conocedoras de la situación explicaron ayer que entre los propietarios de esta zona están el portero del Valencia CF, Santiago Cañizares, o el jugador del Real Madrid, Raúl González. El grupo Llanera aseguró que la construcción de este resort supondrá una inversión de más de 400 millones de euros en 15 años y creará 900 puestos de trabajo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 09 de agosto de 2005.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50