Paralizadas de nuevo las obras del tranvía de Badalona, que superan el año de retraso

El Trambaix resta un 20% de pasajeros a las líneas de autobús de la Diagonal

Nuevo retraso en el tranvía que irá hacia Badalona. La culpa, esta vez, es de un bloque con aluminosis que se verá afectado por las obras de un aparcamiento municipal. El tranvía circulará sobre la techumbre del aparcamiento. Los vecinos del bloque tienen que ser realojados. No ha habido desalojo, se ha paralizado el aparcamiento y se han parado también las obras del tranvía, que ya acumulan un año de retraso. Las decisiones han quedado aplazadas a septiembre.

En la confluencia de la calle de Cristóbal de Moura con Perpinyà hay un edificio que tiene aluminosis, y debajo está previsto construir parte de un gran aparcamiento municipal, que tiene ya el 75% de plazas vendidas. Los vecinos, sin embargo, no vieron claro que se horadase bajo su casa en las condiciones en que está el edificio y se quejaron. Los técnicos, sobre todo después del hundimiento de Carmel, creyeron oportuno paralizar el aparcamiento hasta que los vecinos sean trasladados. Pero el traslado, indica el Ayuntamiento de Barcelona, depende del Instituto Catalán del Suelo (Incasol), cuyos responsables no tomarán ninguna decisión hasta septiembre. Hasta entonces, por tanto, todo parado: el traslado, el aparcamiento y, de rebote, la línea de tranvía que va sobre la cubierta del aparcamiento. Un portavoz de la empresa que explota el tranvía aseguró que nadie se ha puesto en contacto con ellos para otra cosa que para comunicarles la conveniencia de parar las obras. No saben, por tanto, cuándo podrán reanudar los trabajos ni si se negociará una nueva fecha de inauguración.

Estaba previsto, inicialmente, que el tranvía funcionara a mediados de 2005. Se decidió aplazar las cosas hasta mediados de 2006. Ahora ya no hay fecha. En la Autoridad del Transporte Metropolitano (ATM) están todos de vacaciones, afirmó ayer un empleado del organismo.

Pérdida de pasaje

Esto supone que no tome una segunda decisión comprometida hace un año y medio. Entonces, cuando empezó a funcionar el Trambaix, se habló de una reducción de las líneas de autobús que coinciden en trazado en la Diagonal. Transportes Metropolitanos (TMB) se negó y para que la cosa no fuera tan violenta se pidió un periodo de reflexión: un año. Se cumplió en abril. Los autobuses han perdido el 20% del pasaje en el tramo entre Zona Universitaria y Francesc Macià, según diversas fuentes, pero confían en que la ATM no les obligará a cambiar las cosas. TMB declinó dar las cifras de uso de los autobuses. Un portavoz de la empresa se limitó a afirmar: "Hemos perdido menos pasajeros de los que esperábamos".

El máximo responsable de la ATM, Ramon Seró, que procede del Ayuntamiento de Barcelona (del que depende TMB), es partidario de que estos problemas "los diriman los propios operadores", lo que en la práctica significa mantener la situación que perjudica tanto a los autobuses como a los tranvías. El déficit que generan estos transportes se cubre con cargo al contrato programa, de aportación pública. Un portavoz de la empresa del tranvía aseguró que están a la espera de que se resuelva la situación, aunque no se mostró excesivamente confiado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 09 de agosto de 2005.

Lo más visto en...

Top 50