Talados 40 cipreses protegidos junto al parque histórico de El Capricho

Un total de 40 cipreses centenarios, de hasta 15 metros de altura y tres de copa, catalogados como árboles singulares y protegidos por la legislación urbanística, han sido talados en las obras de prolongación de la línea 5 de metro, junto a la autopista que une Madrid con Barcelona. La Consejería de Transportes, responsable de las obras, asegura que el Ayuntamiento autorizó la tala de 54 árboles porque "estaban enfermos", "tenían tamaño excesivo", pertenecían a "especies invasoras" o "se hallaban secos". Cuatro fueron trasplantados. La autorización municipal -que habla de olmos, acacias y plátanos, no de cipreses- dispone que la tala deberá ser compensada con la plantación de 1.376 nuevos árboles.

Juan Gabriel Pallarés, vicepresidente de la Sociedad Geográfica Española, asegura que la tala comenzó el pasado febrero en el arranque del paseo arbolado de acceso al parque de El Capricho, del distrito de Hortaleza. "No quisimos hacer entonces pública la denuncia para que no dañara la posible designación de Madrid como capital olímpica", agrega.

Según un informe técnico encargado por la Sociedad Geográfica, los cipreses apeados pertenecían al conjunto de 238 ejemplares que jalonaban el paseo, catalogados como arbolado singular. Su ficha registral, número 60.454, del Plan General de Urbanismo de 1997 calificaba su estado de salud y el de su ramaje de "bueno". Gozaban asimismo de la salvaguardia que el Catálogo de Elementos Protegidos del Plan General de Ordenación Urbanística de 1997 y la ley del Patrimonio Histórico de 1985 otorgan al entorno del jardín histórico, declarado conjunto artístico ya en 1931.

Para acometer la tala de los cipreses debieran haber sido previamente sacados del Catálogo de Elementos Protegidos, proceso que exige una fase de información pública y otro proceso burocrático cuya duración puede prolongarse. Pallarés duda de que haya habido tal modificación: "De haber existido información pública, hubiéramos impugnado las obras".

Presupuesto, 107 millones

Hasta 19 árboles más, de la misma especie Cupressus sempervirens, entre los cuales sólo nueve han sido guarecidos con tablas en sus troncos, se hallan en la misma zona concernida por las obras de la empresa Mintra, realizadas por Ferrovial, con un presupuesto de 107 millones de euros. En el área afectada se encuentra ahora una cuba cimentada, excavada hasta unos 25 metros, por unos 3.000 metros de superficie, sobre la que se hallaban los cipreses talados, en el margen derecho de la autovía Madrid-Barcelona, en sentido Madrid, a la altura de la prolongación de la calle de Alcalá.

El trazado del túnel proseguirá por el paseo jalonado por 200 cipreses aún en pie, lo cual lleva a Pallarés a temer "talas de los ejemplares que aún perviven". Luego, cruzará el subsuelo del vértice meridional del parque de El Capricho, que data de 1783. "Se ha impedido que cruce bajo el parque con un codo trazado para eludirlo", dicen fuentes de Transportes.

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 28 de julio de 2005.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50