Suspendido un guardia civil que usó una porra eléctrica contra un detenido que falleció

El Ministerio del Interior ha suspendido en sus funciones y ha abierto un expediente disciplinario por falta muy grave al teniente J. M. R., quien hizo uso de dos armas no reglamentarias, dos porras, para intentar reducir al detenido J. M. G., de 39 años, que falleció el domingo en el cuartel de Roquetas (Almería). Esta medida ha sido adoptada por Interior después de que ayer sus responsables fueran informados de que el teniente hizo uso de dos armas no reglamentarias, una porra eléctrica y otra extensible, para intentar reducir a un detenido, de 39 años, que falleció por un paro cardíaco en el patio de las dependencias del cuartel de la Guardia Civil de Roquetas. El suceso ocurrió el pasado domingo, cuando al parecer el fallecido, J. M. G., fue detenido por la Guardia Civil por alterar el orden público, desobediencia y resistencia grave a los agentes de la autoridad.

En el patio del cuartel de la Guardia Civil, el detenido entró en una crisis nerviosa, "siendo preso al parecer de un infarto de miocardio", según la Guardia Civil. Ese mismo día se abrió una investigación interna y se examinaron las imágenes que habían grabado las cámaras ubicadas en el cuartel. En estas imágenes se puede apreciar "con claridad" que el teniente suspendido intentó reducir al fallecido haciendo uso de las dos armas no reglamentarias citadas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 26 de julio de 2005.

Lo más visto en...

Top 50