La Junta insta de nuevo a actuar contra la sequía en Málaga

Los ayuntamientos malagueños han desoído la propuesta de la Junta para gravar el gasto de agua en el riego de jardines y el llenado de piscinas desde principios de mes. Ninguno de los consistorios ha incrementado, tal y como sugirió Medio Ambiente, el precio de la factura del agua en su tercer tramo, destinado a grandes consumos y que supone alrededor de un 30% del agua gastada. La asesoría técnica para elaborar un plan de emergencia por la sequía tampoco ha cuajado entre los municipios y las comunidades de regantes.

La consejera de Medio Ambiente, Fuensanta Coves, recordó que, si en noviembre no llueve, serán necesarias "medidas más drásticas" a través de un decreto, y ayer invitó de nuevo a los ayuntamientos a adoptar las medidas propuestas hace 15 días. Coves aclaró que, de momento, los municipios mantienen las "competencias para decretar periodos de interrupción del suministro". También recordó que deben evitar el riego de jardines con agua potable".

El nivel de los pantanos malagueños se encuentran al 39,3% de su capacidad, 22 puntos menos que hace un año y con los niveles más bajos de las provincias andaluzas. De momento, el consumo doméstico está asegurado, a pesar de la llegada de turistas, gracias al agua que aportan nuevos pozos y el pantano de la Viñuela, además de la desalinizadora de Marbella, puesta en marcha recientemente.

Medio Ambiente quiere apelar al consumo responsable y ayer Coves presentó en Málaga una campaña de concienciación, que será traducida al inglés para la población extranjera, para conseguir un ahorro del 10% en el consumo y con el que esperan que las actuales reservas hídricas sirvan para un año.

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 20 de julio de 2005.