Los múltiples rostros del 'Quijote'

Más de 20 obras se acercan a los personajes y al mundo teatral de Cervantes en el Festival de Almagro

La suerte le fue indiferente en el teatro de su época, pero ahora Miguel de Cervantes es protagonista indiscutible en la 28ª edición del Festival de Teatro Clásico de Almagro. A través de 21 obras se celebra el IV centenario de la publicación de la novela con versiones libres del Quijote, con piezas que tratan de la identidad de Cervantes y con la puesta en escena de algunas de sus obras dramáticas. Y es que el Quijote admite todas las lecturas, lo que convierte a esta novela en el libro de libros.

Así lo confirma el estreno, el próximo viernes, de Don Gil de la Mancha, obra anónima del siglo XVII, que nació gracias al éxito del ingenioso hidalgo. Nacho Sánchez ha llevado al escenario del Patio de Fúcares la versión de esta pieza, hecha por Luis García Araus. "Se trata de una locura diferente a la del texto cervantino, pero igualmente quijotesca. Don Gil es un señor que se cree noble", explica el director.

El festival contó con el estreno absoluto del nuevo montaje de El Brujo sobre el 'Quijote'
Más información
La visión contestataria del otro lado del Atlántico

La presencia de Quijotes y otras obras de Cervantes en Almagro, que inició el pasado día 29 de junio con la interpretación de fragmentos de la obra por parte de Michel Piccoli, ha sido impulsada por la Sociedad Estatal de Conmemoraciones Culturales SECC). No han faltado obras críticas, como Quijotes para torpes, texto y dirección de Manuel Cifuentes, que se presenta mañana en el Corral de Comedias. La pieza muestra, a través de la preparación de un espectáculo sobre el Quijote, cómo muchos montajes se han hecho con la única intención de aprovechar las subvenciones "desproporcionadas" para la efeméride. "Los tres personajes de la obra no se han leído el Quijote; lo poco que conocen de la novela es a través de los cómics", explica Cifuentes, que extrae episodios del texto cervantino y lo hilvana paralelamente con organización del montaje de la obra dentro de su apuesta teatral.

Una de las apuestas más reflexivas es la obra Muerte y resurrección del Quijote, texto y dirección de Alberto González Vergel, que se presenta mañana en el Teatro Municipal. El director ha tomado el texto original del Quijote para "oxigenarlo" y mostrar una visión crítica no sólo del personaje más universal de la literatura española y su época, sino también de la sociedad actual. El director enriquece la pieza con acotaciones de Unamuno, Ortega y Gasset, Víctor Hugo, Menéndez y Pelayo, y Gustave Flaubert. También en Don Quijote en la niebla, que dirigió Jesús Cracio la pasada semana, texto del dramaturgo Antonio Álamo, asoma un Quijote introspectivo, a la luz de Unamuno, Bergman y Beckett.

Entre los clásicos, Cervantes tiene su propia tradición: una mirada que se mueve entre la realidad y la fantasía. En La noche de los Quijotes, bajo la dirección de la cubana Liuba Cid, y sobre el texto de Santiago Martín Bermúdez basado en la novela de Cervantes, dos Quijotes -el apócrifo de Avellaneda y el de La Triste Figura- se disputan la identidad de ese héroe. La pieza se estrenó ayer en el Patio de Fúcares y se presenta otra vez hoy. Cuenta sobre el escenario con la música en directo de la soprano Cecilia Berganza y la violonchelo Pilar Ordóñez.

El festival manchego contó el pasado viernes con el estreno absoluto de Los misterios del Quijote o el ingenioso caballero de la palabra; el nuevo montaje de Rafael Álvarez, El Brujo, que permanecerá hasta el próximo sábado en el Claustro de los Dominicos. La obra, basada en un texto de Emilio Pascual, trata sobre "la verdadera historia de cómo se escribió el Quijote y la identidad de su autor".

El reto de definir los personajes del Quijote a través del movimiento del cuerpo y sus gestos ha sido la apuesta de la compañía Ksec Act para hacer un montaje al estilo japonés, Don Quijote... acercándonos a su locura, que se presentó hace una semana. El director Kei Jinjuji ha dado fuerza a los gestos como levantarse, sentarse, moverse.

Epifanía de un sueño se presentó entre las propuestas novedosas. La adaptación radiofónica del texto cervantino, a cargo de Jorge Díaz, se leyó ayer en el Corral de Comedias y fue transmitida por Radio Nacional de España. También se han llevado al festival almagreño montajes de expresión musical, como el Quijote hip hop, que se presentará el próximo viernes en La Plaza de Santo Domingo. Basada en el Quijote y en los versos de Enrique del Pino, y con la dirección musical de Frank T.

Una escena de la obra <i>Don Quijote... acercándonos a su locura</i>, por la compañía Ksec Act, en la representación de Almagro.
Una escena de la obra <i>Don Quijote... acercándonos a su locura</i>, por la compañía Ksec Act, en la representación de Almagro.EFE
Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

Babelia

Las novedades literarias analizadas por nuestros mejores críticos en nuestro boletín semanal
RECÍBELO

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS