Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los ex comunistas alemanes cambian de nombre ante el adelanto electoral

El poscomunista Partido del Socialismo Democrático (PDS), implantado en el este de Alemania, cambió ayer de nombre para no irritar a los potenciales votantes de la Alternativa Electoral Trabajo y Justicia Social (WASG) en el oeste del país, agrupación con la que acudirán a las elecciones de septiembre. El WASG, formado por sindicalistas y disidentes del Partido Socialdemócrata (SPD), irá a las elecciones en las listas del PDS. La alianza llevará a la cita electoral al dúo de candidatos Gregor Gysi y Oskar Lafontaine, ex presidentes del PDS y del SPD respectivamente.

En un congreso extraordinario en Berlín, el 74,6% de los delegados aprobó el nuevo nombre: el Partido de Izquierda, que irá acompañado de las siglas PDS. Cada agrupación regional podrá adaptar el nombre a sus necesidades.

Esto es lo que harán muchas de las agrupaciones del oeste para no espantar a sus electores con un nombre que incluye el término socialismo, que en Alemania está aún muy ligado al recuerdo del régimen totalitario de la República Democrática Alemana. La palabra socialismo no aparece ni siquiera en las 18 páginas del programa que el partido presentó ayer.

"Esto es historia. Podemos cambiar la República Federal", dijo Gysi a los asistentes al congreso, consciente de sus posibilidades en los próximos comicios. Las encuestas otorgan a la alianza de la izquierda el primer lugar en el este de Alemania, con un 31%, por delante de la democracia cristiana. En el oeste obtendrían un 7%, mientras que en conjunto alcanzan sólo el 11% debido al desequilibrio demográfico entre las dos Alemanias (el 80% de los alemanes vive en el oeste).

Alemania entra en una semana crucial para su futuro inmediato. El presidente federal, Horst Köhler, tiene hasta el viernes para decidir si convoca o no elecciones anticipadas en otoño de este año.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 18 de julio de 2005