El Gobierno vasco considera un mal "augurio" que no se le haya consultado la reforma de la Justicia

Agencias

El Departamento de Justicia no conoce aún oficialmente la propuesta de reforma de la Ley Orgánica del Poder Judicial que aprobó el viernes el Consejo de Ministros. Sin embargo critica que no se le haya consultado previamente sobre su contenido, pese a afectar, y estima que las "formas" utilizadas "no son un buen augurio" .

"Con este comienzo, difícilmente podemos pensar que realmente [las reformas] respondan a las necesidades planteadas por las comunidades autónomas", señaló un portavoz del departamento que dirige Joseba Azkarraga (EA).

El anteproyecto de ley aprobado por el Gobierno central prevé la creación de Consejos de Justicia en las comunidades autónomas como órgano colegiado para organizar la actividad judicial y convierte a los los tribunales superiores de justicia en la última instancia en el ámbito autonómico, sein perjuicio de la labor unificadora de doctrina del Tribunal Supremo, al que se quiere aligerar de trabajo.

El parlamentario del PNV José Antonio Rubalkaba señaló que su partido apuesta por dejar al Tribunal Supremo la casación de sentencias y pidió la desaparición de la Audiencia Nacional. Esta misma petición la realizó el secretario de organización de EA, Rafael Larreina, quien calificó a la audiencia de "tribunal de excepción". El portavoz de la presidencia de EB, Mikel Arana, pidió diálogo con las comunidades autónomas y acusó al PSOE de realizar "parches".

A Leopoldo Barreda, portavoz parlamentario del PP, no le parece mal "potenciar las funciones de los tribunales superiores de justicia". No obstante, advirtió de que todas las reformas que se aborden tienen que realizarse desde una premisa clara: "En nuestra Constitución el Poder Judicial es único y no cabe trocearlo por disquisiciones políticas, ni atribuir parcelas de control político sobre el Poder Judicial en las diferentes instancias territoriales". Barreda señaló que la independencia del Poder Judicial "se garantiza, fundamentalmente, con la unidad del sistema".

Por su parte, el portavoz parlamentario del PSE, José Antonio Pastor, salió al paso de las críticas del PP que ven los cambios como una cesión a los partidos nacionalistas. "No se trata de ningún precio político a los nacionalistas", señaló, al tiempo que recalcaba que la reforma estaba contemplada en el programa electoral socialista para "adecuar la administración de la Justicia al actual marco autonómico".

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 16 de julio de 2005.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50