Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un atentado suicida causa cinco muertos en una localidad turística de la costa turca

Una irlandesa y una británica figuran entre los fallecidos en el ataque terrorista

Al menos cinco personas murieron y otras 14 resultaron heridas ayer en un atentado suicida contra un minibús turístico en la localidad turca de Kusadasi, en la costa del mar Egeo. Una turista irlandesa y otra inglesa se encuentran entre los fallecidos, y otros seis británicos están heridos de gravedad. Las autoridades turcas creen que una mujer abordó el minibús e hizo estallar los explosivos que llevaba. Todas las sospechas recaen en la guerrilla independentista kurda, que tiene al turismo como objetivo y que ya la semana pasada atentó en la cercana población de Cesme.

"Estábamos camino del hotel, cuando de pronto explotó un autobús que estaba al otro lado de la calle. Los cristales de nuestro vehículo volaron en pedazos y me abalancé sobre mi hijo para protegerlo", contaba un turista belga que, como muchos otros visitantes extranjeros, pasaba sus vacaciones en Kusadasi, un popular centro turístico de la costa turca.

El minibús dinamitado se encontraba en la plaza central de Kusadasi, donde a diario recogía turistas para trasladarlos a la playa. Y fue el objetivo escogido por la terrorista, posiblemente una mujer joven, según ha declarado el vicegobernador, Alis Baris. En el momento de la explosión, a las 10.30 (9.30, hora peninsular española), había 13 personas a bordo. Fuentes del hospital de Kusadasi indicaron que tres de los fallecidos son turistas extranjeros, y los otros dos son ciudadanos turcos. La única víctima mortal identificada hasta ahora es Tara Whaley, de 17 años y de nacionalidad irlandesa.

Siete ciudadanos británicos, entre ellos un adolescente, se encuentran heridos de gravedad y han sido trasladados al hospital de la cercana ciudad de Esmirna.

Nadie había reivindicado ayer el atentado, pero de entre las facciones terroristas que asedian Turquía -independentistas kurdos, islamistas radicales y militantes ultraizquierdistas- todos los indicios apuntan al primer grupo.De hecho, otro atentado con bomba que causó 20 heridos la pasada semana en Cesme, muy cerca de Kusadasi, fue reivindicado por los Halcones de la Libertad del Kurdistán, un grupúsculo vinculado al separatista Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK).

Este mismo grupo se ha adjudicado varios ataques ocurridos en el último año en Estambul, Mersin (sur de Turquía), Van (este) y la propia Kusadasi, donde una explosión mató a un policía el pasado mes de enero.

El primer ministro turco, Recep Tayyip Erdogan, presentó ayer sus condolencias a las familias afectadas y pidió a "todos los que están implicados en el terrorismo que den muestras de humanidad". "El Gobierno, evidentemente, tomará las medidas necesarias", añadió.

Más de 30.000 personas han muerto en los enfrentamientos entre el PKK y el Ejército turco desde 1984 hasta 1999, cuando la organización declaró una tregua a raíz de la detención de su líder, Abdalá Ocalan. El año pasado, coincidiendo con el impulso dado por Turquía a las negociaciones con la Unión Europea, el PKK anunció el fin de la tregua y reanudó los atentados. Entre los objetivos del terrorismo kurdo se encuentran los destinos turísticos del país.

Frente a ellos, un grupo de 14 activistas kurdos condenó ayer los ataques. "Condenamos toda acción contra civiles indefensos, cualesquiera que sean los motivos y quienes quiera que sean los autores", aseguraron en un comunicado varias personalidades, entre ellas Leyla Zana, diputada autonomista kurda, y Tuncer Bakirhan, presidente del prokurdo Partido Democrático Popular.

El Gobierno español manifestó, mediante una nota del Ministerio de Asuntos Exteriores, su "más enérgica condena" y trasladó su solidaridad "a las víctimas, el Gobierno y el pueblo turcos". No hay constancia de que haya ningún ciudadano español entre las víctimas. También las autoridades británicas y francesas han expresado su repulsa.

Además de los atentados del separatismo kurdo, Turquía ha sufrido el embate de Al Qaeda, que en 2003 asesinó a 63 personas con cuatro coches bomba en Estambul, y de la ultraizquierda, autora de algunos ataques en 2004 y de un frustrado atentado suicida el pasado julio en Estambul, donde la policía logró abatir al terrorista.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 17 de julio de 2005