Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Gaudí, aún más universal

Cuatro obras del arquitecto se incorporaron ayer a las otras tres que la Unesco ya había declarado Patrimonio Mundial

El arquitecto catalán Antonio Gaudí es desde hoy aún más universal. A las tres obras suyas que figuraban desde 1984 en la lista del Patrimonio Mundial de la Unesco (La Pedrera, el parque Güell y el palacio Güell, todas ellas en Barcelona) se sumaron desde ayer otros cuatro edificios emblemáticos situados también en la capital catalana y sus alrededores. Se trata de la Casa Vicens (1883-1888), la primera obra firmada por el arquitecto y uno de los edificios pioneros en la introducción del modernismo en España; la Casa Batlló (1904-1906), una rehabilitación integral de un edificio preexistente cuyas formas orgánicas y coloristas la han transformado en una de las grandes atracciones turísticas de Barcelona; la fachada del Nacimiento (1883-1926) y la cripta de la Sagrada Familia, la obra más emblemática de Gaudí, de la que sólo se ha considerado patrimonio la parte construida antes de su muerte, y la Cripta de la iglesia de la Colònia Güell (1908-1915) en Santa Coloma de Cervelló, para algunos su obra más bella y cuya polémica restauración se temía que hiciera peligrar la candidatura.

El Comite del Patrimonio Mundial, que hoy finaliza su 29ª sesión en la ciudad surafricana de Durban, acordó ayer incluir estas cuatro obras y desestimar la propuesta de la delegación española de que prácticamente todos los edificios del arquitecto, o al menos los más emblemáticos, fueran consideradas Patrimonio Mundial. La candidatura incluía 12 obras, entre las que figuraban el palacio episcopal de Astorga, la Casa de Botines de León, la reforma de la catedral de Palma de Mallorca, El Capricho de Comillas y otros cuatro edificios en Barcelona. Se consideró que la lista incluía sólo las obras más emblemáticas y que el carácter innovador y la contribución creativa de Gaudí a la arquitectura del siglo XX ya quedaban así plenamente reconocidos. La delegación española decidió que no volvería a presentar la candidatura de las obras eliminadas. Pese a este recorte, Gaudí es ahora el arquitecto moderno con más obras reconocidas como Patrimonio Mundial.

Las de Gaudí forman parte de los 49 nuevos lugares culturales y naturales que se han incorporado este año a la Lista del Patrimonio Mundial. Entre ellos figuran los fiordos del Oeste de Noruega, el parque nacional de Coiba en Panamá, el Museo Plantin-Moretus de Amberes, Siracusa, los monumentos históricos de Macao y el centro histórico de Yaroslavl, en Rusia. En la reunión de Durban, la delegación española fue felicitada por el trabajo de recuperación realizado en el Parque Nacional de Doñana tras los sucesos del vertido de Aznalcóllar.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 16 de julio de 2005