Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La alerta por la ola de calor se extiende a toda Cataluña excepto el Pirineo

El Departamento de Salud decidió ayer extender a todo el territorio catalán, excepto las comarcas pirenaicas, la fase 2 del plan de actuación para prevenir los efectos de la ola de calor sobre la salud de la población de riesgo. Con la activación de esta fase, los centros de atención primaria de Cataluña harán un seguimiento de las 100.000 personas consideradas vulnerables a la ola de calor, especialmente ancianos, bebés y enfermos crónicos.

Esta medida responde al aumento de temperaturas, que se prevé que lleguen a 40 grados en las zonas del interior y a 35 en el litoral catalán durante la jornada de hoy y mañana, según el Servicio Meteorológico de Cataluña. Las comarcas del Ebro, la Plana de Lleida y la franja costera están en alerta desde el pasado jueves y se prevé que sean las zonas más cálidas.

La temperaturas máximas registradas ayer se produjeron en La Pobla de Segur (Pallars Jussà), Torres de Segre (Segrià) y Anglès (Selva), donde los termómetros alcanzaron los 39 grados. Estas temperaturas son las típicas de un verano cálido, pero no se acercan todavía a las registradas en 2003, cuando la ola de calor causó una alta mortalidad entre personas de riesgo, según fuentes del Servicio Meteorológico.

El calor puede agravar la sequía que afecta a 23 pueblos catalanes en situación de emergencia que ya han solicitado ayuda para el suministro de agua a la Agencia Catalana del Agua. Otras 12 poblaciones comunicaron que sufren problemas de abastecimiento.

El Departamento de Medio Ambiente cerró ayer los accesos a la montaña de Prades (Baix Camp) ante el alto riesgo de incendios forestales y el Departamento de Interior activó la alerta del plan especial de emergencia por incendios forestales, Infocat, por los mismos motivos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 16 de julio de 2005