Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Enseñanza para artistas

La pintora Soledad Sevilla imparte un seminario en Bilbao para despertar el interés de los creadores por el papel

Soledad Sevilla (Valencia, 1944) recuerda de su años de formación en la Escuela de Bellas Artes de San Jorge, en Barcelona, una enseñanza convencional, en la que aprendían a dibujar con carboncillo las estatuas que elegía el profesor y pintaban paisajes con un pincelito minúsculo. "¡Qué importante fue para mí! Fue una formación muy académica pero supuso enfrentarme a otra atmósfera, a lo que yo más quería, a la expresión artística. Era un mundo que yo tenía divinizado", asegura. A lo largo de su carrera ha pasado varias veces al otro lado de la barrera de la enseñanza. Dio clases en institutos a alumnos de secundaria, fue profesora durante seis años en la Facultad de Bellas Artes de Granada, y ha impartido numerosos talleres. Hoy comienza en Bilbao una nueva experiencia: a lo largo de este semana ofrecerá a 12 alumnos en Bilbao Arte un seminario sobre el uso del papel en el arte contemporáneo.

"Siempre veo nuevas posibilidades en el trabajo de los demás"

"Enseñando a los demás se aprende mucho", reconoce la artista. "En los talleres y en la facultad supone estar en contacto con colegas y con el arte y la creación. Hay un intercambio, un enriquecimiento, tu das a los alumnos y ellos también te dan. No es generosidad, es algo real. Siempre veo nuevas posibilidades en el trabajo de los demás, que no se han desarrollado. Te pasan un testigo que tú puedes aprovechar".

Ella misma reconoce que se rebeló contra los límites a su libertad creativa que le imponían en su etapa de estudiante. "Es consustancial a la naturaleza de las nuevas generaciones y a la dinámica del arte. Siempre hay que cuestionarse lo anterior" ¿Se puede, entonces, enseñar a crear obras de arte? Sevilla es de los que creen que no. Defiende, en cambio, que los jóvenes pueden aprender de los veteranos con más experiencia a "descubrir sus propias ideas". A partir de ahí, la artista convertida en profesora cree que su tarea es encauzar la idea para sacarla adelante y no limitarse a tratar los procesos técnicos. "Hay que ayudarles a descubrir su propio hilo para que tiren de él, para que lo trabajen hasta generar una obra interesante".

En una semana de curso abordará el uso de papel como soporte y como material para crear obras, como ella ha hecho con instalaciones que coloca sobre muros. "En la era digital el papel sigue siendo válido para crear obras de arte", asegura. "Es lo mismo el papel, que el humo, que el hierro o la fotografía". Junto a ella trabajará como ayudante el artista Simon Zabell (Málaga, 1970), profesor de la Facultad de Bellas Artes de Granada. "El papel técnicamente no ofrece mucha resitencia; es fácil cortarlo, rasgarlo, cortarlo o arrugarlo. Las complicaciones son creativas", explica Zabell, que fue alumno de Sevilla en la Universidad.

Allí comenzó un contacto que le ha convertido en una pieza esencial del seminario, "un puente" que permite saltar las diferencias de mentalidad entre profesora y alumnos. "Su presencia aporta un pensamiento mucho más moderno que el mío", señala Sevilla. "En el mundo del arte puede haber una falta de entendimiento entre generaciones. Yo trato de acercarme, de enterarme de lo que pasa en lo nuevo que está llegando, tan diferente a lo mío, pero no alcanzo a todo", añade la artista. "Es algo más sutil que quedarme atasacada con el ordenador. Es una apertura de mente, que permite superar las diferencias. Yo tengo una exposición abierta ahora en Madrid. Es la exposición de una persona de 60 años, por más que yo haya evolucionado con el paso del tiempo. Ahí está la experiencia, el concepto de la vida, que son diferentes. No puedes apuntarte a ser jovencito, a seguir lo que se lleva".

Sevilla comenzó trabajando las formas geométricas en su pintura, para evolucionar con un acercamiento a la figuración y a la creación de instalaciones. "Siempre trato de aniquilar la figuración, anularla para que me quede la esencia. Es el sueño de la abstracción", dice. "Mi concepto de la instalación es invadir el espacio, ocuparlo como puede hacer la luz o el sonido".

Sevilla impartirá esta tarde una conferencia en la que hablará de sus trabajos con el papel (Bilbao Arte. Urazurrutia, 32. 19.30 horas). Cuando acabe su seminario en Bilbao volverá a sus proyectos. El más inmediato, esperar al resultado de un concurso para crear una instalación al aire

en Alemania, en los accesos a un puente, inspirado por las luciérnagas y las libélulas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 5 de julio de 2005