13 vagones destrozados en el 11-M circulan de nuevo por cercanías

Otros once coches fueron desguazados debido a los daños causados por las bombas

Trece de los 24 vagones donde viajaban las víctimas de los atentados terroristas del 11 de marzo de 2004 en Madrid, los que no sufrieron averías irreversibles, han sido reparados al completo y ya circulan por la red madrileña de cercanías. Un portavoz de Renfe subrayó que la reutilización de los trenes obedece a su propósito de normalización de líneas tras los episodios que causaron 191 muertos y miles de heridos.

Más información

Los coches ferroviarios reutilizados transitan sin distintivo ni recordatorio alguno. "La compañía ha querido así despejar cualquier temor entre los usuarios y brindar una pauta de completa normalidad tras la concienzuda reparación a la que fueron sometidos los coches que no registraron daños irreparables", explica la misma fuente.

Hasta llegar a esta situación de normalización actual, los cuatro convoyes de otros tantos trenes afectados por las explosiones del 11-M en Madrid fueron enviados días después de aquel suceso a distintos talleres que la compañía ferroviaria Renfe posee en Villaverde, Fuencarral y otros enclaves. Una vez allí, se evaluaron los daños registrados en cada unidad, que eran de dos tipos: uno de ellos, el que circulaba junto a la estación del Pozo del Tío Raimundo, pertenecía al modelo denominado 450, de dos pisos. Todos los demás, los que circulaban por las estaciones de Santa Eugenia, Atocha y en las inmediaciones de esta terminal ferroviaria, en la zona de la calle de Téllez, eran del tipo 446, unidades de un solo piso.

Ambas modalidades de unidades circulaban en doble composición, es decir, con el número de coches redoblado por tratarse de trayectos en hora de máxima afluencia de viajeros. Así, en los trenes de un piso, el número de viajeros frisaba las 800 personas y un número sensiblemente superior al millar en el vehículo de dos pisos.

Tras la evaluación de los daños registrados en los cuatro trenes, los responsables técnicos de la compañía consideraron que once de ellos habían quedado completamente inservibles por los efectos de las explosiones. De este modo, cuatro de los vagones del convoy afectado en la estación de Atocha, otros cuatro vagones-coches dañados en el área de la calle de Téllez, dos correspondientes al tren que registró la explosión frente a la estación del Pozo del Tío Raimundo y un vagón del convoy que surcaba las vías de la estación de Santa Eugenia fueron destinados a su desguace.

Según fuentes de Renfe, compañía que gestiona comercialmente la red de cercanías tras una reciente modificación orgánica, "no se ha previsto recuperar o dedicar ninguno de los trenes reparados para albergar memorial alguno o museo del 11-M", como se había sugerido desde algún medio. "Sigue adelante, eso sí, el proceso de erección de un monumento específico a las víctimas en las inmediaciones de la estación de Atocha, concretamente en una isleta de la contigua avenida de la Ciudad de Barcelona, en su arranque, para lo cual se convocó un concurso que ya ha sido fallado y atribuido a una propuesta de forma tubular", remarcó.

La red de cercanías de Madrid consta de 1.389 trenes y recibe diariamente una media de 900.000 viajeros. Según fuentes de Renfe, "el índice de puntualidad confirmado es del 98,7%".

Por otra parte, el Colegio de Arquitectos de Madrid tramitó hace meses una demanda vecinal para cambiar la denominación de un segmento de la calle de Téllez y dedicarla a los vecinos que participaron en las tareas de rescate de las víctimas del 11-M. El alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, recibió entonces aquella demanda, de la que se hizo eco y se comprometió a tramitar.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción