Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las tormentas descargan miles de rayos y dejan agua en Valencia y Castellón

Las tormentas que afectaron durante la tarde y noche del miércoles a las provincias de Valencia y Castellón descargaron miles de rayos y precipitaciones que alcanzaron los 31 litros por metro cuadrado en Andilla, pero también dejaron una víctima mortal. Un joven de 21 años, R. G. V., falleció en Alginet al ser alcanzado por un rayo cuando intentaba subir a la azotea de un edificio por una escalera metálica. La víctima pretendía buscar y tranquilizar a su perro, que se encontraba en la azotea en plena tormenta, según fuentes municipales. El joven recibió la descarga eléctrica del rayo mientras subía la escalera, y aunque fue trasladado con vida al centro de salud municipal de Alginet, los médicos no pudieron salvarle la vida. R. G. V. estaba casado y tenía una hija de tres años.

La tormenta de rayos provocó, además al menos cinco pequeños incendios en la comarca de Camp de Turia -en concreto en Lliria y Benageber- y en la provincia de Castellón. El mayor, ubicado en Algimia de Almonacid afectó a cinco hectáreas al cierre de esta edición.

Tras meses de escasas precipitaciones, las tormentas se repitieron anoche. En Tuéjar (Los Serranos) cayeron hasta 29 litros por metro cuadrado; en Casinos (Camp de Turia) 26; en Domeño (Los Serranos) 24 litros por metro cuadrado, y en Alpuente (Los Serranos) 23 litros por metro cuadrado. El Meteorológico también consideró significativos los 22 litros por metro cuadrado caídos en Loriguilla, los 18 de Montalgrao, o los 15 de Altura. En el área metropolitana de Valencia se midieron 13,4 litros en Manises.

Preemergencia

La ciudad de Valencia, con 10 litros por metro cuadrado, fue uno de los puntos en los que la noche se iluminó con cientos de rayos. Según el Meteorológico, se calcula que más de 12.000 rayos nube-tierra -que llegan hasta el suelo- pudieron caer en la Comunidad Valenciana y en las provincias limítrofes, mientras que se estima que en las inmediaciones de Valencia, en un radio de 20 kilómetros alrededor, se llegaron a contabilizar 450, sin sumar los rayos nube-nube, que aunque no alcanza la tierra, son igualmente visibles. Con ellos, la cifra alcanzaría los 2.000. El Meteorológico indicó que "lo más normal es que en los meses de final de primavera y principios de verano se produzcan fenómenos tormentosos de intensidad variable".

La previsión de que las tormentas, localmente fuertes, se repetirían en la tarde de ayer llevó a la Generalitat a decretar la preemergencia en toda la Comunidad Valenciana. El Centro de Coordinación de Emergencias recomendó evitar caminar por colinas y cimas de monte, no portar objetos metálicos; alejarse de tendidos eléctricos, vías de ferrocarril, vallas y otras estructuras metálicas, así como de lugares abiertos tales como pistas de tenis, campos de golf o grandes aparcamientos.

En la tarde noche de ayer, por otro lado, una avería en un cable de baja tensión dejó sin luz durante 45 minutos a 300 clientes de la calla Bachiller de Valencia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 24 de junio de 2005