Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La estadounidense Heinz adquiere el negocio de salsas de Danone por 700 millones de euros

Heinz, la compañía estadounidense conocida mundialmente por el ketchup, acaba de cerrar un acuerdo con el grupo Danone para comprarle su filial HP Foods. La operación, valorada en 855 millones de dólares (700 millones de euros), permitirá a Heinz reforzar su negocio de salsas y especias al hacerse con el control de las populares marcas Lea & Perrin y Rajah, en un nuevo paso en la consolidación de la industria de la alimentación.

El precio pagado por Heinz multiplica por tres los ingresos anuales de la británica HP Foods, con sede corporativa en Londres, y por 11 sus beneficios. La compañía estadounidense se impuso así por sorpresa a su rival McCormick y a las británicas Associated British Foods y Premier Foods, que también mostraron interés por el negocio de salsas y condimentos de Danone.

Los productos de HP Foods se comercializan sobre todo en Reino Unido, Estados Unidos y Canadá. Heinz, con sede en Pittsburgh (Pensilvania), se hace con el control de tres plantas de producción de HP Foods y con la licencia para comercializar en Europa las salsas de la asiática Amoy, aunque la venta de esta filial se hará por separado. El acuerdo representa un paso más del grupo Danone en su proceso de reestructuración de la compañía, para concentrar su negocio en los productos lácteos frescos (yogures), el agua mineral (Evian y Volvic) y las galletas (LU).

Heinz, por su parte, apuesta con esta compra por reforzar su división de condimentos y salsas, hasta el punto de que se está planteando desprenderse del negocio de verduras en Europa y de granja en Nueva Zelanda.

La compañía estadounidense controla ya el 60% del mercado del ketchup en Estados Unidos y comercializa 57 variedades de salsas, entre otros productos. La salsa Lea & Perrins y el Heinz Ketchup estarán así controlados por el mismo patrón. Los casos de Danone y Heinz ponen en evidencia la nueva estrategia que están siguiendo los gigantes del sector de la alimentación, tendente a focalizar sus negocios hacia los productos que venden más y desprenderse de las divisiones que no están a la cabeza del mercado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 21 de junio de 2005