Explosión del alumnado inmigrante

Cataluña vive una de las oleadas migratorias más importantes en los últimos años, fenómeno que las escuelas han notado sobremanera. Los datos lo confirman: en 1991 había 9.868 alumnos inmigrantes en los centros educativos catalanes, y este curso, 89.470. El número de escolares extranjeros representa ya el 9,06% del total. La inmigración y el papel del catalán en su integración es una realidad sobre la cual la Plataforma per a la Llengua, con el apoyo de la Fundación Carulla, ha querido reflexionar y en torno a la cual ha elaborado el estudio El alumnado recién llegado y el catalán. Una perspectiva transversal, que ayer presentó la directora del proyecto, Natàlia Gomà. El informe pretende contribuir a la integración del alumnado inmigrante mediante el catalán y propone medidas para evitar los guetos, fomentar espacios de socialización y potenciar la figura del mediador cultural, entre otros objetivos. Según Gomà, también se debería considerar la posibilidad de repartir el alumnado inmigrante entre las escuelas públicas y privadas mediante comisiones de escolarización o la fusión de escuelas, como ha ocurrido en Vic.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS