Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Kazumasa Katsuta amplía su depósito en la Fundación Miró con un paisaje de 1927

También cede tres esculturas del artista

"Aunque la fundación posee la más amplia e importante selección de obras de Joan Miró, siempre quedan lagunas y momentos pocos definidos. Es el caso de los paisajes pintados en Mont-roig en los veranos de 1926 y 1927, que hasta ahora no estaban representados en nuestra colección", afirmó ayer Rosa Maria Malet, directora de la Fundación Miró, sin ocultar su satisfacción por la cesión en depósito de Paysage (Paysage sur les bords du fleuve Amour). La obra está considerada la más singular de las realizadas por Miró en el verano de 1927, durante un paréntesis en la producción de las denominadas pinturas de ensoñación, en el que dejó momentaneamente la introspección para centrarse en el paisaje.

Paysage pertenece a la Gallery K.AG, la colección del empresario japonés Kazumasa Katsuta, quien la adquirió del doctor René Gaffé, un periodista belga, amigo de los artistas Picasso, Magritte, Ernst y el propio Miró y propietario de una de las colecciones privadas más importantes del mundo. "Los paisajes de este periodo consiguen plasmar toda la profundidad intelectual de la obra de Miró y resultan cruciales para entender su trayectoria. Es una serie a la altura de las Constelaciones, aunque sea menos conocida", afirmó Heikichi Katsuta, hijo del coleccionista, quien reemplazó a su padre en el acto de presentación del depósito que incluye también tres esculturas de formato mediano: Mujer, de 1969; Personaje, de 1970, y Gimnasta, de 1977.

En Paysage, Miró consigue un equilibrio entre fantasía y realidad, combinando la observación de su entorno más próximo con la inspiración literaria, un elemento central de su producción de aquella época. Con pinceladas esenciales y un audaz juego de colores, Miró materializa la figura de Ludmilla Androff, una joven de extraordinaria fuerza y belleza, comandante de un regimiento de mujeres del ejército zarista, que protagoniza el relato de Joseph Delteil Sur le fleuve Amour, publicado en 1922. La tela, que se expuso durante un periodo en el Centro Pompidou de París, ocupa ahora un lugar privilegiado en la entrada de la Sala K, junto a las 23 obras depositadas por Katsuta en 2001, coincidiendo con el 25º aniversario de la fundación. El conjunto, cuya cesión finaliza en 2010, abarca un periodo comprendido entre 1914 y 1973. La colección de mirós de Katsuta, una de las más importantes del mundo, cuenta con unas 780 piezas, incluyendo obra gráfica, esculturas y cerámicas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 16 de junio de 2005