Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EL TRANSPORTE FERROVIARIO DEL FUTURO

Las empresas no pueden pagar el uso de líneas de alta velocidad

Las administraciones promueven y los empresarios exigen desde hace años que España esté unida con el resto de Europa con una línea de alta velocidad y en ancho internacional. Por eso, la nueva conexión de altas prestaciones financiada por la UE que enlazará Francia y España mediante un túnel al este de los Pirineos está diseñada según los planos del Ministerio de Fomento para tráfico mixto, es decir, para mercancías y pasajeros. Sin embargo, será raro que por allí envíen sus mercancías los empresarios.

Expertos como el catedrático de la Universitat Gregorio Martín creen que no hay tráfico suficiente de pasajeros para rentabilizar la línea, ya que las conexiones desde España con el resto de Europa se seguirán haciendo mayoritariamente en avión puesto que apenas hay trayectos con el extranjero a ciudades distantes entre 350 y 450 kilómetros, los que realmente constituyen el producto que demanda el usuario de la alta velocidad. Esta falta de clientes quizá motive que el tramo se haya diseñado para tráfico mixto.

Sin embargo, tampoco parece probable que por allí circulen trenes de mercancías. Los profesionales del transporte tampoco prevén usar esa conexión salvo para el caso de los productos muy caros. Prefieren la línea convencional que quede liberada de viajeros. Y esto será así tanto para la frontera franco-española como para todos los ejes de alta velocidad en construcción.

Es decir, las novedosas infraestructuras ferroviarias planificadas para viajes a altas velocidades (superiores a los 300 kilómetros por hora) y con las mayores medidas de seguridad ni son necesarias para el transporte de mercancías ni éste las puede pagar. "Las mercancías no se pueden permitir esos sobrecostes porque el mercado no lo va a pagar", asegura Julián Gacimartín desde Transfesa, que explica que mientras en el transporte de viajeros se habla en euros, en el de mercancías se habla de céntimos de euro. De hecho, explica que la orden ministerial que regula los cánones a pagar por el uso de las líneas ferroviarias ni siquiera menciona una cifra para las mercancías en los corredores de alta velocidad.

Cambio de ancho

Otro de los problemas que se plantea desde el sector del transporte es el futuro cambio de ancho de vía en las líneas ya existentes. Líneas como el tramo Castellón-Tarragona, que según Fomento se han modificado para altas prestaciones aunque siguen conduciendo trenes de mercancías porque son de tráfico mixto, mantienen aún el ancho ibérico. ¿Cómo se cambiará al internacional? Los operadores advierten que los vagones de mercancías no pueden estar parados.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 12 de junio de 2005