Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los chiíes se perfilan como ganadores en el sur del país

La coalición del movimiento fundamentalista chií Hezbolá con el partido Amal -también chií aunque secular, y ambos firmes aliados de Siria- se perfilaba ayer como clara vencedora en la segunda etapa de las elecciones legislativas de Líbano, que se celebraron ayer en la región sur del país. Los resultados parciales ofrecidos anoche por la televisión libanesa LBC otorgaban la totalidad de los escaños en disputa a los grupos chiíes prosirios.

Los votantes eligieron a 14 diputados chiíes, 5 cristianos, 3 suníes y 1 druso. Seis de los 23 escaños ya estaban adjudicados a la lista chií antes de abrir los colegios electorales porque sólo un candidato competía por cada uno de esos asientos de una Cámara que contará con 128 diputados (64 musulmanes y 64 cristianos).

La participación se situó en el 45% de los más de 600.000 ciudadanos con derecho a voto, 14 puntos por encima de la que se registró el domingo 29 de mayo en Beirut. Los dirigentes cristianos habían llamado al boicoteo de los comicios, lo que hace suponer que más de la mitad de los chiíes acudieron a las urnas.

Tanto Hezbolá como Amal -dirigido por el presidente del Parlamento, Nabih Berri- han planteado los comicios como un plebiscito para rechazar la resolución 1.559 del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, que exige el desarme de la milicia de Hezbolá, además de la retirada de los 14.000 soldados sirios que ocupaban Líbano hasta finales del mes de abril. "Después de las elecciones se tratará de implementar la resolución 1.559 de la ONU. Por eso tenemos que buscar acuerdos con el mayor número de grupos posible", comentaba la semana pasada a este diario Husein Nabulsi, portavoz de la organización fundamentalista.

De ahí que Hezbolá ya haya pactado en otras regiones con dirigentes de todas las tendencias. Miembros de Hezbolá se han presentado en Beirut en las listas de Saad Hariri; Bahia, la hermana de Rafik Hariri, el ex primer ministro asesinado en febrero, ha sido incluida en la candidatura de Hezbolá en el sur de Líbano. La organización radical ha pactado incluso en alguna circunscripción con el líder cristiano maronita Michel Aoun, antaño acérrimo enemigo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 6 de junio de 2005