Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CONSEJO DE MINISTROS

Ignacio Rupérez, primer embajador español en Bagdad en 15 años

El diplomático Ignacio Rupérez Rubio fue designado ayer embajador en Bagdad, una capital en la que no había un jefe de misión español con este rango máximo desde que fue retirado el embajador en Irak al hilo de la primera guerra del Golfo. El ministro de Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, anunció esta elevación del nivel de representación tras reunirse en abril con la secretaria de Estado de EE UU.

La vuelta del embajador español a Bagdad se interpreta, por ello, ante todo, como un gesto del Gobierno hacia la Administración de George Bush, para expresar que la retirada de las tropas no implica merma alguna de su interés por el país y que su compromiso de cooperar en la estabilización y reconstrucción de Irak es firme y decidido.

Este anuncio fue, junto al de la asunción de mayores responsabilidades en Afganistán, una de las bazas que jugó Moratinos para normalizar las relaciones con Condoleezza Rice.

El nuevo embajador, Ignacio Rupérez, destaca, por su parte, en conversación telefónica con este diario, que "Irak siempre ha sido un país muy importante para España, tanto en el plano económico, pues somos grandes compradores de petróleo iraquí, como cultural y político, dada la importancia tradicional de Irak en su región".

Para fundamentar estas afirmaciones, el embajador se remonta hasta Francisco Franco, que, ya en 1953, abrió la primera Embajada española en este país, donde Repsol-YPF tiene, a pesar de la guerra, negocios importantes, y con el que las relaciones han proseguido ininterrumpidas a través de los años, entre numerosos avatares.

Entre 1991 y 1997, tras la invasión de Kuwait por Irak, la Embajada en Bagdad quedó encomendada a personal exclusivamente local. La diplomacia española regresó en el último año citado, representada precisamente por Ignacio Rupérez, que se puso al frente de la delegación, en calidad de encargado de negocios. Permaneció allí hasta mediados de 2000, un año antes de que los atentados contra las Torres Gemelas desencadenaran una dinámica que desembocó en la invasión de Irak y los sucesos luctuosos, que también afectaron directamente a la diplomacia española, y todavía prosiguen.

En la Conferencia de Donantes celebrada en Madrid en octubre de 2003, España comprometió una ayuda a Irak de 300 millones de euros.

Ignacio Rupérez, de 61 años, licenciado en Derecho, periodista y diplomático, ha estado destinado en Egipto, Israel, Ucrania y Cuba, además de Irak, y ha ocupado cargos en su Ministerio, como subdirector general de Asia o jefe del área de América del Norte. Es hermano del también diplomático y militante del PP Javier Rupérez, que preside el Comité Antiterrorista de la ONU.

Otros acuerdos del Consejo de Ministros fueron:

- Paraísos fiscales. El Consejo ha autorizado el canje de notas entre España y el Reino Unido respecto de Anguila, Islas Vírgenes Británicas, Islas Caimán, Montserrat e Islas Turcas y Caicos para la aplicación provisional de los Acuerdos en materia de intercambio automático de información sobre los rendimientos del ahorro en forma de pago de intereses. Para ello, se determina la fecha del 1 de julio como la de aplicación provisional de los mencionados acuerdos, así como los de fiscalidad de los rendimientos del ahorro y al intercambio automático de información entre España y el Reino Unido.

- Nombramientos. El Consejo designó ayer a Miguel Fernández-Palacios Martínez, director del Gabinete del Ministro de Defensa. María Teresa Costa Campí, presidenta de la Comisión Nacional de Energía. Luis Albentosa Puche, Jorge Fabra Utray, Sebastià Ruscalleda i Gallart y Jaime González González, consejeros de la Comisión Nacional de Energía.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 4 de junio de 2005