Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los grandes proveedores de banda ancha no ofrecen la velocidad prometida, según la Asociación de Internautas

La Asociación de Internautas (AI) acaba de hacer público su tercer informe sobre la velocidad de la Red, y los resultados a los que ha llegado son desoladores: de los seis proveedores de acceso a Internet estudiados, tanto de ADSL como de cable, ninguno de ellos alcanza la velocidad de conexión que prometen a sus clientes. El estudio se ha realizado con más de 215.040 muestras, durante cinco meses. La asociación ha analizado las velocidades de conexión a través de los grandes proveedores del mercado: Telefónica, Auna, Uni2 y Ya.com en ADSL, y Ono y Auna en cable. La velocidad elegida para el estudio es la más básica que se ofrece en España: 512 kbps o kilobites por segundo, lo que significa que, en teoría, un internauta que contrate un acceso a esa velocidad puede descargarse un archivo que pese 512 kilobites en un solo segundo. En el caso del cable, la velocidad estudiada es de 600 kbps.

El informe demuestra que la velocidad real de acceso a la Red de los internautas, sin embargo, no alcanza nunca las cifras prometidas. El que ofrece mejor velocidad es el dueño de la Red, Telefónica, con 426 kbps de media, seguido de Auna (403), Uni2 (399,6) y Ya.com (399,8). En el caso del cable, las velocidades son aún menores, y suponen poco más de la mitad de lo prometido: 377,9 kbps en el caso de Ono, y 322 en el de Auna. Esta menor velocidad del cable se debe, según la AI, a "la incorporación de más clientes que comparten infraestructuras, lo que rebaja las velocidades medias".

En todo caso, cuando los operadores anuncian sus servicios, distinguen entre las distintas velocidades que ofrecen, pero no las garantizan por contrato. De hecho, y después de que un internauta denunciara (y ganara) a Wanadoo por no ofrecerle la velocidad que contrató, las operadoras siempre añaden un "hasta" a las velocidades que prometen.

La AI asegura que el problema es que, en Internet, no hay una regulación sobre la calidad del servicio que sea exigible a todos los operadores, "lo que provoca estas diferencias en la velocidad que, por otro lado, es sólo un parámetro de los muchos que hay que tener en cuenta", dice su presidente, Víctor Domingo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 4 de junio de 2005