El congreso sobre migraciones insiste en el carácter "profundamente humano" de este fenómeno social

"Los inmigrantes no emigran porque quieran competir con la gente de los países desarrollados. Emigran porque no tienen otra oportunidad. La inmigración hay que considerarla como un asunto profundamente humano. Se trata de seres humanos. Nunca hay que olvidarlo", afirmó ayer en Sevilla el director científico del Instituto de Estudios y de Investigación Europa-Mediterráneo (IEREM), Sami Naïr.

Estas palabras pusieron cierre al congreso Movilidad de los seres humanos y codesarrollo: contestar a los retos planteados por las migraciones, que se inauguró el pasado jueves en la sede de la Fundación Tres Culturas. El simposio, que fue organizado por el IEREM y la Fundación Tres Culturas con el patrocinio de la Junta, reunió en la capital andaluza a una veintena de responsables de la política migratoria de España, Italia, Francia, la Unión Europea y el Magreb, representantes de sindicatos, asociaciones de inmigrantes y empresarios y estudiosos y expertos en este tema.

Una mesa redonda sobre Los regímenes de movilidad: balance y perspectivas reunió en la mañana de ayer a varios de los participantes en el congreso. La mesa redonda fue moderada por Etienne Butzbach, secretario general del IEREM. Patrick Quinqueton, del Consejo de Estado francés, se centró en el control de fronteras en su país. Giuseppe Sacco, de la Universidad de Luiss (Roma), habló sobre Las políticas italianas de inmigración. La intervención de Najib Guedira, director de la Agencia de Desarrollo Social de Marruecos, llevaba por título El acercamiento marroquí. Manuel Pérez Yruela, director del Instituto de Estudios Sociales de Andalucía, abordó la inmigración que llega a la comunidad autónoma.

Perspectivas

Por la tarde, se celebró una segunda mesa redonda bajo el epígrafe ¿Qué perspectivas hay para las migraciones? Con Sami Naïr como moderador, participaron en esta mesa redonda Javier de Lucas, de la Universidad de Valencia; Antonio Moya, adjunto al secretario general de la Confederación de Empresarios Andaluces (CEA); Antonio García Roger, de la Oficina de Derechos Humanos del Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación, y Víctor Bellido, coordinador del Plan Integral para la Inmigración en Andalucía.

Sami Naïr señaló que "es un poco difícil tener un concepto racional del fenómeno migratorio". "Sabemos que las políticas puestas en marcha en estos últimos 25 años en vez de solucionar el problema de la inmigración lo incrementan", añadió. El director científico del IEREM explicó que "la regularización permanente a través de leyes flexibles es la solución". "Para poder organizar esos flujos necesitamos flexibilizar la circulación", comentó Naïr.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción