Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
FÚTBOL | 38ª y última jornada de Liga

Forlán alcanza a Henry

Terminado el encuentro, se desató la euforia. La felicidad de los jugadores del Villarreal contrastaba con la desolación de los futbolistas del Levante. Tras unos breves instantes en el terreno de juego, la plantilla del Villarreal enfiló el túnel de vestuarios unos minutos para volver poco después al campo, para ser así saludados en el círculo central por jugadores de la cantera que portaban unos tubos de los cuales saltaron serpentinas.

Sonó el We are the champions, el himno de la Liga de Campeones. Después el speaker del club nombró uno a uno a todos los jugadores de la primera plantilla. Los aficionados corearon a los jugadores prestando especial afecto a tres de ellos: el portero Reina, que posiblemente se marcha al Liverpool, Riquelme, que todavía deshoja la margarita de su futuro, y Héctor Font, jugador de la cantera y del pueblo especialmente querido por la hinchada. "Parece increíble lo que hemos conseguido", dijo el centrocampista. "Es un hito para este pequeño club", añadió su compañero Josico.

La fiesta prosiguió en toda la población hasta altas horas de la noche. No era para menos. Es un hito para esta población de apenas 45.000 habitantes. Antes, un mosaico formado por 22.000 cartulinas había teñido de amarillo el estadio de El Madrigal, repleto por primera vez esta temporada. Fueron los afortunados que vieron entrar a su equipo en el club del prestigio, el dinero y el glamour.

La afición también pudo disfrutar de los dos nuevos goles de Forlán, que, con 25 tantos, atrapó el trofeo Pichichi que concede el diario Marca. Según este diario deportivo, Forlán ha sumado uno más que Eto'o. Sin embargo, según la Liga de Fútbol Profesional, los goles del camerunés del Barça han sido también 25, por lo que empataría con el uruguayo del Villarreal. Otro empate se produce con Tierry Henry, del Arsenal, por la Bota de Oro. La temporada de Forlán ha sido extraordinaria. Quizás por eso quiso engalanarse y cambiar su imagen con un peinado con trenzas caribeñas. Su sociedad con Riquelme a lo largo de la temporada ha sido imparable.

Se escucharon tracas, se lanzaron confetis, serpentinas y, por la megafonía sonó el We Are Champions, de Freddie Mercury y el himno de la Liga de Campeones. Toda una merecida fiesta. Por el contrario, el Levante que tardó 40 años en regresar a Primera, se marcha otra vez a Segunda, tras un final nefasto de temporada. Las dos caras del fútbol en un mismo escenario.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 30 de mayo de 2005