Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bruselas da 10 días al Banco de Italia para que explique sus trabas a la oferta de BBVA por BNL

El presidente de la patronal italiana critica que el país está dando "un mal espectáculo"

La comisaria europea de la Competencia, Neelie Kroes, envió ayer al Banco de Italia una carta en la que le exige explicaciones sobre las condiciones impuestas al BBVA para autorizar la oferta de compra sobre la Banca Nazionale del Lavoro (BNL), ya que la supeditó a que logre más del 50%. Bruselas da a Italia un corto plazo de tiempo, hasta el 6 de junio, para presentar sus alegaciones. En Italia, el presidente de la patronal Cofindustria, Luca Cordero di Montezemolo, rechazó el "nacionalismo financiero" representado por el Banco de Italia.

El Banco de Italia ha autorizado al BBVA su oferta pública de adquisición de acciones (OPA) sobre la BNL, pero le exige que se haga con más del 50% de las acciones de la entidad italiana. De lo contrario, no da validez a la operación. En la junta de la BNL del pasado sábado la entidad española se quedó en el 48,2% de los votos. El BBVA ha lanzado una oferta sobre el 85% de la BNL que no controla mediante un canje de una acción por cada cinco de la entidad italiana.

Los servicios de Competencia de la Comisión Europea no entienden que un banco central pueda imponer una restricción de estas características a una OPA. "En el mundo de la banca es suficiente con que se tenga la mayoría, y el BBVA ya la tiene en la BNL", dice una fuente de Bruselas. "Es prematuro decir que tal condicionante es ilegal. Necesitamos conocer los argumentos del Banco de Italia".

La dudas sobre la decisión del banco central italiano son enormes. Neelie Kroes ya se manifestó la semana pasada "sorprendida" por el anuncio de tal condicionante y advirtió sobre su determinación de no tolerar "ningún intento de bloqueo injusto" en este caso. Su portavoz, Jonathan Todd, confirmó ayer el envío de la carta y aseguró que el corto plazo otorgado al Banco de Italia para responder se debe a la necesidad de resolver este asunto con rapidez. "Si esperamos mucho tiempo, la acción de la Comisión Europea quedaría neutralizada", dijo Todd.

El condicionante impuesto por el Banco de Italia introduce incógnitas a las aspiraciones del BBVA. El grupo rival, que se ha organizado como un contrapacto, está liderado por el constructor Francesco Gaetano Caltagirone y obtuvo el 42,1% de los votos de la junta. La nueva exigencia del banco central italiano puede ser una forma de ganar tiempo para facilitar nuevas adquisiciones que impidan el avance en el accionariado al BBVA.

Desde Roma, el presidente de la BNL, Luigi Abete, socio del BBVA, retó al contrapacto a presentar una oferta de compra, informa Efe. "A una OPA se responde con otra. No se puede diferenciar a los accionistas", añadió Abete, que alertó sobre el riesgo de oligopolio en Italia.La gran patronal italiana, Confindustria, celebró ayer la asamblea anual. Y su presidente, Luca Cordero di Montezemolo, hizo un análisis de la situación económica del país en el que no ahorró críticas al Gobierno, a la oposición y a los sindicatos por su responsabilidad en "la crisis más grave desde la posguerra". Montezemolo fue también muy severo con el Banco de Italia y con las maniobras destinadas a obstaculizar las OPA planteadas por el español BBVA y el holandés ABN Amro: "No hemos ofrecido un bello espectáculo y nuestra imagen se ha resentido en los mercados", afirmó.

Nacionalismo

Los discursos de Montezemolo suscitan mucha atención. No sólo es presidente de Confindustria, Fiat y Ferrari: es también la figura en la que piensan muchos como futuro presidente de un Gobierno de amplia coalición capaz de acometer las reformas siempre pendientes. Por eso obtuvo especial resonancia su rechazo al "nacionalismo financiero" representado por el Banco de Italia y a las maniobras (investigadas por las fiscalías de Roma y Milán) dirigidas a impedir el éxito del BBVA y de ABN Amro sobre Antonveneta.

"Se ha desencadenado", dijo, "una malentendida batalla por la italianidad de la banca" con "declaraciones, polémicas y maniobras" que "no guardan ninguna relación con la producción y el trabajo". "No hemos ofrecido un bello espectáculo, no hemos ganado nada y sólo espero que no hayamos perdido demasiado, porque nuestra imagen se ha resentido en los mercados externos", siguió. Montezemolo afirmó que frente a una OPA correspondía "plantear otra alternativa, no maniobras subterráneas", y elogió a la Consob (autoridad bursátil) por haberse opuesto al Banco de Italia y haber garantizado "la corrección del mercado".

El líder de los empresarios exigió a toda la clase política que sacara la cabeza de las urnas: "Tenemos, por desgracia, una clase dirigente que, me temo, no percibe la dramática situación de las cuentas públicas y, sobre todo, de la economía real". Y reclamó al Gobierno de Silvio Berlusconi "decisiones urgentes, valientes y probablemente impopulares" para hacer frente a "la crisis más grave desde la posguerra". También lamentó la resistencia de las empresas municipales de agua, gas y electricidad a aceptar la liberalización del sector. "Se refuerza la convicción de que Italia es el país de las corporaciones intocables", dijo.

Berlusconi, que escuchó el discurso, comentó que Italia había "salido de situaciones peores" y que la crisis se superaría. El ministro de Economía, Domenico Siniscalco, y el jefe de la oposición, Romano Prodi, coincidieron en calificar de "excelente" el diagnóstico de Montezemolo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 27 de mayo de 2005