Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

EU critica las carencias democráticas y el Bloc habla de "segunda traición"

No todo son parabienes y felicitaciones. La firma del acuerdo para el nuevo Estatut d'Autonomia valenciano, que los dos partidos mayoritarios, PP y PSPV han saludado alborozados, también es objeto de crítica, en este caso por las formaciones nacionalistas y de izquierda. Es el caso de Esquerra Unida, cuyo portavoz en las Cortes Valencianas, Joan Ribó, pese a considerar "respetables las diversas muestras de euforia", insistió ayer en destacar las carencias del texto pactado por populares y socialistas. No en vano, Ribó ha participado de buena parte del proceso negociador, que abandonó hace unas semanas al comprobar que los dos partidos mayoritarios no estaban dispuestos a llegar todo lo lejos que deseaba EU, que, no obstante, hasta ese momento había logrado colar algunas de sus propuestas.

Ribó destacó como "gran deficiencia del Estatuto", el "ataque a la pluralidad y a la participación de los ciudadanos en la vida política" que supone, por un lado, el mantenimiento de la barrera del 5% para obtener representación parlamentaria, "a modo de blindaje bipartidista", y por otro, la negativa a ratificar esta reforma en referéndum. Para el portavoz de EU, estas dos cuestiones constituyen "carencias democráticas" del Estatut que, dijo, "alejan" a su partido de una reforma en la que han "trabajado con ilusión y ganas de aportar mejoras para la vida de los ciudadanos".

A los líderes nacionales popular y socialista "les vendrá muy bien" que los valencianos marquen "el camino" para otras reformas estatutarias, añadió Ribó, quien criticó también la inclusión en el acuerdo de la cláusula adicional Camps, que consideró "dudosamente constitucional", además de "seguidista". La cláusula "va a ser difícilmente aplicable", aventuró Ribó, quien auguró que los valencianos "nos vamos a quedar por debajo de muchas comunidades autónomas, si no de todas, en nivel competencial".

Por su parte, el secretario general del Bloc Nacionalista Valencià, Enric Morera, insistió en su crítica al texto y afirmó que el PP y el PSPV "no han estado a la altura y han protagonizado la segunda traición a la Comunidad Valenciana". La dirección del partido nacionalista, que evaluó ayer el proyecto, criticó el "oscurantismo" de la negociación, la "ofensa" que supone que sus opiniones no se hayan tenido en cuenta, y la "injerencia" de las direcciones estatales de los partidos mayoritarios. Para el Bloc, el texto supone una "involución democrática" perpetúa la "división artificial" basada en provincias y "consagra el conflicto simbólico y un nombre ridículo para nuestra país: Comunitat Valenciana".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 27 de mayo de 2005