Marcos dice que el PP no es un partido, sino una "urbanizadora"

La coordinadora de Esquerra Unida del País Valencià, Glòria Marcos, dijo ayer que el PP es "una urbanizadora al servicio de los intereses económicos" antes que "un partido", y llamó la atención sobre la necesidad de "una izquierda alternativa con una presencia importante en las administraciones, sin la cual será imposible desterrar al PP en 2007". Bajo el título Valorem el present, preparem el futur, EU-PV y L'Entesa reunieron ayer unos 150 militantes en la Casa de la Cultura de Burjassot, donde debatieron la estrategia de la coalición para la segunda parte de la legislatura.

Marcos denunció que el PP "está decidido a destruir los servicios públicos, las señas de identidad y, sobre todo, el territorio", por lo que insistió en que es necesario "desalojarlo, democráticamente, de todas las administraciones, no sólo de la Generalitat, sino también del Ayuntamiento y las diputaciones para enderezar a la Comunidad Valenciana". Para Marcos, su partido "es la única garantía de un cambio de modelo real", porque "no hay alternativa posible con el bipartidismo".

Así, la reforma del Estatuto y el acuerdo entre los partidos mayoritarios respecto al trasvase Júcar-Vinalopó representan "la demostración de la necesidad de una izquierda alternativa con poder en las administraciones para trasladar las reivindicaciones de los movimientos sociales desde la calle a las instituciones", dijo. Además, incidió en que la política territorial del PP "fomenta la depredación urbanística", de modo que la aprobación de la nueva legislación urbanística por el Consell supone que "a partir de ahora, toda la Comunidad Valenciana es un gran solar donde se podrá construir donde y como quieran" y donde "las zonas protegidas tampoco se librarán".

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS