Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Carod no participa en un homenaje a Rabin por la ausencia de la 'senyera'

Rehusó intervenir en la ofrenda floral que presidió Maragall en Tel Aviv

La visita oficial del presidente de la Generalitat, Pasqual Maragall, a Israel, Palestina y Jordania sufrió un desencuentro ayer, en su primer día de periplo. El líder de Esquerra Republicana, Josep Lluís Carod Rovira, no participó en Tel Aviv en una ofrenda floral en el monumento que recuerda al ex primer ministro Isaac Rabin, asesinado en 1995, al no ondear la bandera catalana, y sí la española y la israelí.

El motivo fue la ausencia de la bandera catalana entre las dos que flanqueaban el monumento que recuerda el lugar donde fue asesinado Rabin por un fundamentalista judío. La bandera de la estrella de David y la española ondeaban en solitario y Carod prefirió mantenerse discretamente a un lado y no tomar parte en el acto de depositar una corona de flores, en el que participaron Maragall, el consejero de Economía, Antoni Castells; el publicista Lluís Bassat y el concejal de cultura del Ayuntamiento de Tel Aviv, Ariel Schumer.

"No estaba presente la bandera de mi país", manifestó Carod para explicar su actitud. El gesto de retirar una cinta con la bandera española de la corona de flores con la leyenda "Generalitat de Catalunya" no fue suficiente para que el líder independentista se sumara al cortejo. Fuentes de la presidencia catalana explicaron que la cinta con la bandera española la colocó la floristería que recibió el encargo y no la Generalitat. Respecto a las banderas de los mástiles, la embajada española puntualizó que siempre es el Ayuntamiento de Tel Aviv el que decide. Las mismas fuentes recordaron que en la reciente visita del ministro de Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, ondeó sólo la bandera israelí.

El incidente empañó la jornada que concluía con un balance favorable, al cerrarse la celebación de un partido de fútbol entre el Barça y un combinado palestino-israelí. [Ver última página].

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 20 de mayo de 2005