Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Maragall y Carod rinden homenaje a las víctimas del holocausto en un acto sin la bandera española

Moratinos recuerda que "tenemos que respetar las banderas" mientras Montilla subraya que el líder de ERC es "libre" de hacer lo que quiera

El presidente de la Generalitat, Pasqual Maragall, ha hecho esta mañana homenaje a las seis millones de víctimas del holocausto nazi con una ofrenda floral en la cripta del recuerdo del Museo del Holocausto en Jerusalén. En esta ocasión, y a diferencia de lo que ocurrió ayer en Tel Aviv, junto a Maragall ha acudido el líder de ERC, Josep Lluís Carod-Rovira, que acompaña al presidente en su viaje, ya que la bandera española había sido previamente retirada.

La corona, encargada por la Embajada española en Israel a petición de la Generalitat, llevaba la bandera española añadida con alfileres a una banda con la bandera catalana, pero ha sido retirada por representantes de la Embajada antes de que llegara la delegación. Fuentes de la Embajada han señalado que no se intentaba evitar nuevas polémicas, sino que se ha quitado porque había un error, cometido por la floristería: en la bandera española se leía "Generalitat de Catalunya", al igual que, esta vez correctamente, en la bandera catalana.

Por ello, han considerado que "más que un incidente es un accidente", a lo que han añadido que la Embajada no ha tenido nada que ver ni con la presencia ayer de la bandera española, que se atribuye al Ayuntamiento de Tel Aviv, ni con la banda con la bandera española en las coronas de flores, iniciativa de la floristería. También han expresado el "malestar" del embajador, Eudaldo Mirapeix, por la repercusión mediática del suceso. La ofrenda floral ha transcurrido sin incidentes y Carod se ha colocado junto a Maragall, el conseller de Economía, Antoni Castells, el embajador español, Eudaldo Mirapeix, y el publicista catalán de familia judía Lluís Bassat.

El PP lo califica de "intolerable"

Carod-Rovira ha explicado hoy sobre su gesto de ayer: "Era un acto de sentido común hacer una ofrenda floral de reconocimiento a la memoria de Rabin, pero evidentemente, si es un acto en el que no está la bandera de mi país, no tenía sentido que yo estuviera de manera oficial". En torno a la polémica, la vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, se ha limitado a recordar que la bandera española es la que preside todos los actos organizados por el Ejecutivo central o el Estado español. El ministro de Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, ha considerado que "la bandera debe estar en todos los lugares" y que "tenemos que respetar todas las banderas", al tiempo que ha pedido a la Embajada en Jerusalén que investigue lo sucedido en el homenaje. El ministro de Industria y primer secretario del PSC, José Montilla, ha asegurado que Carod es "libre" de actuar como considere y ha destacado la conducta de Maragall, que sí participó.

La Embajada israelí en España ha considerado "inadecuado" que el homenaje a Rabin fuera utilizado para un asunto "de uso interno", según ha declarado su portavoz, Jackie Eldan. Por su parte, el líder de CiU, Artur Mas, ha tachado de "inaceptable" que Maragall "se olvidara" de colocar la senyera y ha asegurado "entender" el "disgusto" del líder de ERC. En cambio, el secretario general de CiU, Josep Antoni Duran Lleida, ha dicho que "los dos partidos que están en el gobierno (en referencia a PSC y ERC, integrantes del tripartito), antes de salir de casa, se tienen que poner de acuerdo para no hacer el ridículo y no poner en ridículo el país al que representan".

El PP de Cataluña ha calificado de "irresponsable" a Carod-Rovira. Según su portavoz, Daniel Sirera, el líder de ERC ha demostrado en este viaje oficial que "no está preparado para estar en un gobierno" porque "no está a la altura". Más contundente ha sido el secretario general del partido, Ángel Acebes, que ha acusado al Gobierno de "someterse y humillarse al independentismo" de Carod. Acebes ha calificado de "intolerable e increíble" que el Ejecutivo "humille a los españoles" y se ha preguntado "hasta dónde quiere llegar el presidente".