Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Concejales del PP impiden que dimita el alcalde que llamó "tarados" a los gays

Barcelona

Los cuatro concejales del PP del Ayuntamiento de Pontons (Barcelona) impidieron ayer, en un pleno extraordinario, que prosperara la petición de dimisión presentada por PSC y CiU contra el alcalde de la población, Lluís Caldentey, del PP, quien el pasado mes dijo que "un gay es una persona tarada, que nace con una deformación física o psíquica".

El alcalde, a quien el PP ha suspendido de militancia, contó con el apoyo de los concejales de su grupo, con los que gobierna con mayoría absoluta. Durante el pleno de ayer, Caldentey señaló que sus declaraciones "no se referían al colectivo homosexual en general", sino a las personas del mismo sexo que querían casarse, y aseguró que todavía no ha recibido ninguna comunicación oficial de su partido sobre posibles sanciones.

El pleno fue seguido por un escaso número de vecinos de esta localidad, con apenas 420 habitantes. En el Ayuntamiento, el PP dispone de mayoría absoluta, con cuatro concejales, frente a los dos del PSC y a uno de CiU, que no han podido forzar la dimisión del alcalde.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 19 de mayo de 2005